Estamos todo el año esperando las ansiadas vacaciones y cuando llegan pueden venir cargaditas de otros problemas e imprevistos que hacen que estemos de mal humor, irritables y con malestar. ¿Cómo podemos revertir esto y tener unas buenas vacaciones? Una experta nos propone una herramienta para sobrellevar con éxito los factores estresores y disfrutar del merecido descanso en vacaciones sin estrés y con alegría.

¿Son las vacaciones un periodo estresante?

No debería ser así. Las vacaciones son un momento del año destinado al disfrute y al descanso, ya sea poniendo el práctica el dolce far niente o realizando aquello que más nos gusta hacer como viajar, hacer montañismo o voluntariado. ¿Por qué las vacaciones pueden ser “infernales” como rezaba la canción?

como-evitar-cosas-afecten-para-ser-mas-feliz

También te interesará

Cómo evitar que las cosas te afecten tanto y conseguir ser más feliz

Sonia Díaz Rois, Coach y Mentora especializada en Gestión de la Ira, explica que “las vacaciones son el momento perfecto para relajarse y disfrutar, pero también pueden ser una fuente de frustración y estrés. Sabemos que durante estos meses muchas situaciones pueden poner a prueba nuestra paciencia: cancelaciones y retrasos en los vuelos, playas abarrotadas de gente, niños que no paran quietos, llegar al hotel y que la habitación siga ocupada... la lista de posibles desencadenantes del enfado durante las vacaciones es interminable, y es fácil que surjan malos rollos y tensiones”.

Vacaciones

Unsplash

Es cierto que son factores que escapan a nuestro control y poco podemos hacer para cambiarlos, sin embargo sí que podemos cambiar la actitud con la que nos enfrentamos a ellos. Esto no quiere decir que no tengas que poner las reclamaciones correspondientes por daños y perjuicios si se da el caso pero, para que no te amarguen las vacaciones, ante situaciones estresantes Sonia propone una herramienta infalible: el humor.

Gestión del enfado

También te interesará

10 TIPS para gestionar el enfado de forma saludable y sin perder la armonía emocional

El humor como paraguas ante los inconvenientes

Estás de vacaciones y hay elementos que están desestabilizando tu idea de ese descanso idílico. En esa situación puede surgir el enfado y el malestar emocional. ¿Qué podemos hacer? “Aunque a veces cuesta, en estos momentos, el humor puede ser un gran aliado para lidiar con el enfado y mantener un ambiente agradable. Relativizar y reírnos de las situaciones complicadas no solo nos ayuda a verlas desde otra perspectiva, sino que también aligera el ambiente y nos permite disfrutar de nuestras vacaciones”, señala la coach.

Aunque pasemos por malos momentos o situaciones en las que aflora el enfado, pasado un tiempo conseguimos darle la vuelta a la tortilla y recordar esos momentos de tensión entre risas. “Pasados unos meses, todas esas anécdotas se convertirán en una buena excusa para echar unas risas con amigos y familiares. Así que, ¿por qué no empezar a reírnos desde ya?”, recomienda Sonia.

Enfado

Unsplash

miedo

También te interesará

Cómo librarte de los miedos infundados para tener una vida más tranquila y feliz

El mejor antídoto contra el enfado

Mantener un buen estado de ánimo y utilizar el humor como herramienta para manejar situaciones estresantes puede ahorrarte muchos pensamientos rumiados, enfados, mal humor y malestar emocional. Sonia Díaz Rois cuenta que el humor tiene un montón de beneficios, tanto psicológicos como físicos, que lo convierten en una estrategia ideal para gestionar esos momentos que pueden surgir estando de vacaciones:

  • La magia de las endorfinas: Reír nos hace liberar endorfinas, esos neuroquímicos del cerebro conocidos como las "hormonas de la felicidad". Estas endorfinas actúan como analgésicos naturales, disminuyendo la percepción del dolor y mejorando nuestro estado de ánimo, lo que nos hace sentirnos mejor en general.
  • Bye, bye cortisol: Cuando nos reímos, reducimos los niveles de cortisol, que es la hormona del estrés. Esto nos ayuda a relajarnos y a sentirnos mucho mejor.
  • Relativizar problemas: El humor nos permite ver las situaciones difíciles desde otra perspectiva. De repente, los problemas no parecen tan serios ni insuperables. Gracias a esta flexibilidad cognitiva, podemos encontrar soluciones creativas y adaptativas a lo que nos preocupa.
  • Mejora de relaciones: Usar el humor mejora la comunicación y fortalece las relaciones. Un ambiente positivo y lleno de risas crea conexiones emocionales más fuertes entre las personas. Por algo se dice aquello de que la distancia más corta entre dos personas es una sonrisa.
Risas

Unsplash

Así puedes utilizar el humor en tus vacaciones de verano

Vale, ya tenemos claro que el humor es un elemento clave a la hora de gestionar. Pero, ¿cómo lo ponemos en práctica? La experta nos da las claves para conseguirlo:

  • Saca tu lado cómico: Si no es un auténtico drama, en lugar de enfocarte en lo negativo, intenta encontrar el lado divertido de la situación. Muchas veces, podemos hacer lo mismo con una sonrisa de oreja a oreja, en lugar de con una fea arruga entre ceja y ceja.
  • Aprende a reírte de ti mismo: Reconocer que también te equivocas y puedes despistarte alivia la tensión y demuestra a los demás que no es para tanto, que se pueden hacer las cosas desde la calma.
  • Aprovecha para recordar anécdotas divertidas: El ajetreo diario nos puede restar esa chispa cuando llegamos cansados a casa y nos hemos reído más con los compañeros de trabajo que con nuestra propia familia. Tal vez no has tenido ocasión de compartir tus situaciones más divertidas durante estos últimos meses. Si es así, no dejes pasar esta oportunidad. Haz lo posible por sacar tu lado más relajado y positivo.
  • La risa es muy contagiosa: Si no eres un crack contando chistes, busca vídeos divertidos que os ayuden a crear la chispa. Hacer alguna actividad que la promueva también puede ser un buen comienzo. Piensa que la risa es como el comer o el rascar, todo es empezar.
  • Rodéate de personas alegres: Si tu tendencia es estar en modo enfurruñado, rodéate de personas que te contagien su alegría y te ayuden a ver la vida de una manera más positiva.

La risa incluso se encarga de estrechar lazos interpersonales, de crear recuerdos positivos y una mayor conexión por lo que los momentos malos quedan diluidos en favor de esos ratos de humor que son los que perdurarán en la memoria. Como dice la coach: “No podemos estar alegres y enfadados al mismo tiempo, así que trata de elegir la emoción que más te ayude a disfrutar de tus merecidas vacaciones”.