Violeta Mangriñán ha aprovechado su presencia en las redes para denunciar el acoso que sufre cuando sale a comer o cenar a un restaurante


Este jueves, una usuario de Instagram ha compartido para todos sus seguidores ha compartido su desacuerdo con la justicia española frente al maltrato. Algo de lo que se ha querido hacer eco Violeta Mangriñán, y de paso, revelar el acoso que ella sufre cuando sale a cenar o a comer a algún restaurante conocido. El hecho de ser un personaje público no siempre es plato de buen gusto y se encuentra con situaciones muy incómodas que incluso que le hacen pasar miedo. Por ello, ha querido compartir su relato con todos sus seguidores para denunciar el acoso que sufre de manera pública.

La colaboradora revela el pánico que siente en algunas ocasiones

A través de una historia de Instagram ha revelado qué le ocurre cuando sale a cenar y etiqueta en el lugar en el que se encuentra. Su testimonio comienza así: «Voy a contaros algo que me pasa, muy similar al caso que os he compartido en los stories anteriores. Cada vez que voy a comer/cenar a algún restaurante o estoy haciendo alguno de mis quehaceres diarios y pongo la ubicación, una persona llama a los locales en los que estoy, diciendo que es mi prima, mi hermana, mi amiga, hasta se han hecho pasar por Nagore Robles. Le dicen siempre al camarero o a la persona en cuestión que por favor que me pasen el teléfono que tiene algo que decirme. La última vez que me pasó fue en agosto en el restaurante de mi amiga».

Instagram

Violeta Mangriñán ha hablado del miedo que pasa cuando ocurren estas cosas: «Os parecerá una tontería, pero no sabéis el miedo que llego a sentir, siento miedo cuando llego sola a casa o cuando viajo y me hospedo en los hoteles. Suelo poner mis ubicaciones sin tiempo real. Es decir, cuando ya me he ido del lugar en cuestión pero a veces se me olvida y me pasa. Siento absolutamente MIEDO, PÁNICO«, ha dicho recalcando las palabras de los sentimientos que sufre. «Al leer la historia de esta chica se me han puesto los pelos de punta. He sentido miedo sin ser un problema mío, miedo de lo vulnerables que somos».

Violeta Mangriñán ha denunciado en más de una ocasión el acoso sufrido

No es la primera vez que Violeta denuncia públicamente un acoso. El pasado año reveló que unos hombres le esperaron más de tres horas en la puerta de su casa. «No me atrevo a entrar a la urbanización porque me ha llamado el portero que está 24 horas en la garita diciéndome que ha habido un hombre mayor y un niño. Suena de película de miedo…Hasta que no llegue Fabio no subo porque tengo miedo. Han estado tres horas esperándome, les ha preguntado dónde vivo, han subido a la puerta de mi casa, han estado tres horas donde vueltas y han dicho que me iban a hacer un reportaje, pero no llevan cámara ni nada. Es una puta mentira», relató por aquel entonces.