Violeta, de ‘Supervivientes’, no está muerta (o al menos eso es lo que dice ella)

Violeta, la polémica concursante de 'Supervivientes', ha tenido que hacer frente a la última polémica de las redes sociales, que aseguraba que había muerto. Ella se lo ha tomado con mucho humor

Habrá que creerla, aunque hay muchos que aún tienen sus dudas. A lo largo del fin de semana se ha extendido el rumor por las redes sociales de que Violeta, una de las concursantes de ‘Supervivientes’ más polémicas de la última edición, ha fallecido. Violeta asegura que no está muerta y habrá que creer que sus palabras son ciertas, porque lo ha hecho con mucho humor tras contemplar atónita la última fechoría de sus enemigos, que han conseguido que esta noticia falsa cause furor en las redes sociales.

Monumental bronca entre Violeta y Albert en el debate final de ‘Supervivientes’

Nunca deja de ser curioso ver cómo el propio protagonista de la noticia tiene que ser el encargado de desmentir su propia muerte. Algo que le ha sucedido ahora a Violeta, pero que ya le ha pasado a muchos otros personajes famosos de nuestro país, como puede ser Raphael, Carmen Sevilla, Iker Casillas, Belén Esteban, Miguel Bosé, entre muchos otros.

Así ha sido el reencuentro entre Violeta y Fabio en la final de Supervivientes

Violeta ha utilizado sus redes sociales para dejar claro a su familia, amigos y seguidores de que está perfectamente y que, por el momento, no tiene planes de hacer realidad los rumores de sus enemigos virtuales. “Río por no llorar”, dice la ‘superviviente’ que, por no tomar este asunto a la tremenda, ha preferido reírse de la última absurdez de las redes sociales.

Su relación con Fabio parece haber sobrevivido a ‘Supervivientes’, lo que deja atrás los rumores de que se trataba de un montaje para aguantar en la isla algunas semanas más a golpe de polémica. Desde el primer beso y tras el encuentro sexual que tuvo en plena isla, Violeta ha tenido que hacer frente a innumerables escándalos y polémicas. La última parece más descabellada que cualquier otra: no está muerta, siempre según su propia versión. Y, como todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario, tenemos que creer en su propia palabra.