La presentadora Tania Llasera, nos habla sobre su maternidad, cómo lleva las críticas por su peso y nos presenta su nuevo libro


Pasar una mañana con Tania Llasera es garantía de risas y buen rollo. Si por algo se caracteriza la presentadora vasca es por no andarse con rodeos a la hora de hablar sobre determinados aspectos de su vida y, es que, a sus 41 años, nos afirma sentirse más auténtica y segura que nunca. SEMANA ha abordado junto a ella el tema de la maternidad, sus “kilitos de confianza”, de sus errores y aciertos y también de su nuevo libro, La vida a mordiscos.

Joan Crisol


Presentas nuevo libro, ¿cuál es el mensaje principal que te gustaría transmitirle a tus lectores?
Este libro es un trocito de mí.  Es muy personal, ya que es un libro en el que me he involucrado en todos los aspectos. El texto, las fotos, las ilustraciones… Todo es mío. Es mi manera de compartir y de sumar la sabiduría y la educación bicultural y familiar que tengo y he tenido, que creo que es muy distinta a la tradición cultural española y que creo que me ha abierto muchas puertas en la vida y, además, creo que es de guapas compartir.

¿Es tu marido la persona que mejor te conoce?
Mi marido me conoce muy bien. Yo tengo una tendencia a ‘sobrecompartir’ y tengo un marido que me ayuda a censurarme. Cosa que, en mi caso, es muy saludable. Por ejemplo, respecto al nuevo libro que he escrito, él me dijo: “¿Es necesario que escribas tantas tonterías? La gente tampoco quiere saber tanto, Tania”. Pero yo no concibo escribir un libro sin desnudarme, en cierta manera, y contar mi historia. Mi marido, para reírse de mí, dice que voy a acabar en la sección de autoayuda. No puedo evitar “evangelizarme”.

¿Tú familia ya ha leído el libro?
Nadie de mi familia ha leído el libro todavía. Mi marido todavía no se lo ha leído y además él ya sabe lo que voy a contar. Ya me conoce muy bien. La que sí se lo ha empezado a leer es mi madre y, por lo que me ha dicho, le está gustando mucho.

Has dicho que tu abuela ha sido la persona que te empujó a escribir este libro sin estar ya presente entre nosotros.
Mi abuela era la mujer más gamberra que he conocido. Era pura vida. Me acuerdo que, ya de mayor, se miraba al espejo y decía: “no me reconozco, yo me creo que tengo 20 años”. Era una mujer muy vivaz, tenía un gran sentido del humor y creo que lo sigue teniendo, porque si empujó este libro en espíritu, significa que su energía sigue estando presente. Yo hablo con ella todos los días. Estoy a punto de comprarme una casa nueva y le pedí que apagara la luz de la habitación en la que estaba si lo veía buena idea.

¿Y qué pasó?
Me apagó la luz. Ella me manda señales. Mi hija tiene la misma diástasis que ella. Todas las mujeres de la casa tenemos un brillo especial que nos une.

Joan Crisol

Pasaste de ser conocida por tus programas de éxito a ser conocida por tu aumento de peso. ¿Sentiste una caza de brujas respecto a ti?Desde luego. Y sigue siendo así. Se sigue haciendo bullying a través de los medios, se sigue manipulando, se sigue tergiversando, pero bueno, estamos en un proceso de aprendizaje. Gracias a dios, a mí me pilló con una edad y con una terapia a mis espaldas para poder plantarle cara y decirle al mundo, “sí, he engordado ¿y qué pasa?” “¿Sí a mí no me molesta por qué te molesta a ti, sociedad?” Aunque se me hace pesado hablar siempre del tema de mis kilos, luego pienso en la juventud y me vengo arriba porque sé que puedo ayudar.

Después de tantos años ¿Te siguen afectado las críticas de las redes sociales?
Gracias a Dios que vengo de televisión y soy una especie de dinosaurio. Ya aprendí a que no le puedes caer bien a todo el mundo y que siempre voy a tener heaters. Ahora, con las redes sociales, ellos tienen más acceso a ti y gozan de más anonimato. Es un campo fértil para gente que quiere pasarte su veneno.

¿Te ha costado tener confianza en ti misma?
Sí. Esto no ha sido haber nacido y que desde ese momento me la “trufe” la opinión de los demás. Esto ha sido un trabajo con terapia, un trabajo largo, pero, también parto con herramientas de mi educación y de mis rasgos de carácter, que me han ayudado mucho. Por eso le saco ventaja a bastante gente. No ha sido algo inmediato y, desde luego, no ha sido tan fácil.

En tus 15 años en la televisión has formado parte de muchos tipos de programas, ¿te arrepientes de algo que hayas hecho en tu carrera televisiva?
No, porque en el contrato hay una cláusula en el que pone que no puedes hacer veto a ningún programa. Tampoco me arrepiento de nada de lo que he hecho. Todos me han enriquecido, todos me han gustado, todos me han aportado algo. Igual que si me preguntaras que errores he cometido en mi vida. Te diría que muchos, pero, al menos no me he quedado con la duda de que hubiera pasado… Hay que hacerlo todo.

¿Profesionalmente en que punto te encuentras?
Estoy escribiendo un nuevo libro sobre el cuerpo femenino. Quiero pedirle a mi madre que me ayude. También quiero montar una empresa de algo que todavía no se ha visto en España. No te puedo contar todavía nada porque está en pañales y luego estoy con muchos formatos en la cabeza y presentándoselas a las productoras a ver si sale algo.

¿Y qué me responderías si te pregunto en qué momento de tu vida te encuentras?
Te diría que en un punto de vida de madurez y de inflexión. Con una reinvención muy necesaria y muy apetecida por mí.