En su 47 cumpleaños, la colaboradora no ha perdido la ilusión de hacer realidad dos grandes anhelos: celebrar su boda religiosa y ser mamá de nuevo.


El 9 de noviembre, Belén Esteban cumple 47 años. Un aniversario muy especial para la colaboradora, que ha vivido un renacimiento personal a raíz de su idilio con Miguel Marcos, con el que contrajo matrimonio en 2019. La suya fue la boda con la que siempre soñó, con el amor de su vida. Su pareja le ha dado amor, apoyo incondicional y mucha estabilidad. Es por ello que la ‘Princesa del pueblo’ aún tiene deseos de hacer realidad dos importantes sueños al lado del hombre al que ama.

Quiere casarse por la iglesia y ser madre de nuevo

Cuando se cruzó con su marido, por casualidad, la ex de Jesulín de Ubrique nunca imaginó que este cambiaría su vida para siempre. La pareja se conoció de manera fortuita cuando la colaboradora de ‘Sálvame’ sufría una subida de azúcar. Belén fue trasladada al hospital en ambulancia y quien conducía el vehículo era Miguel. Aquello sucedió en el año 2014 y desde entonces no se han vuelto a separar. Al menos de corazón. Porque poco después de ser decretado el estado de alarma, el pasado mes de marzo, a Belén, (que es diabética), no le quedó más remedio que poner distancia física con su marido. Durante el confinamiento, él se trasladó a un piso que tenía de soltero. Al trabajar en el ámbito sanitario mantenía contacto permanente con pacientes y por ello ponía en riesgo a Belén. A la tertuliana le tocó pasar el confinamiento sin su marido en su casa de Paracuellos del Jarama. Aunque estuvo acompañada de su hija Andrea, que vive con ellos, tuvo tiempo suficiente para pensar y reflexionar sobre el giro que desea dar a su vida.

En ese periodo lo tuvo claro. Aún le queda un par de metas por cumplir. Una de ellas: casarse por la iglesia con Miguel. La segunda, ser mamá por segunda vez. Y tener un bebé con Miguel, que no tiene hijos, la haría inmensamente feliz. Aunque el reloj biológico corre en su contra, no cierra las puertas a repetir la maternidad. «Si viene, bienvenido será», ha reconocido.

Belén ha imaginado muchas veces lo bonito que sería poder hacer realidad esos dos importantes sueños pendientes. «Quiero casarme por la iglesia y bautizar a mi bebé ese mismo día», ha explicado. El motivo por el que desea dar el ‘sí, quiero’ ante el altar es que su marido «es muy católico” y «quiere casarse por la iglesia».

Hace un año, con la idea poder dar el ‘sí, quiero’ ante los ojos de Dios, tenía previsto hacer los trámites que hicieran posible esa unión, ya que contrajo matrimonio en primeras nupcias con Fran Álvarez el 27 de junio de 2008. “Antes tendré que arreglar lo de la nulidad”, decía en octubre de 2019. Entonces no podía imaginar que tan solo cuatro meses después Fran fue hallado muerto en su piso de Madrid. Tras el fallecimiento de su primer marido, la colaboradora tiene vía libre para casarse por la iglesia.