Sonia Ferrer ha revelado en qué punto está la solicitud por parte de su ex, Marco Vricella, de la nulidad eclesiástica y si cree que será feliz con Cecilia Gómez.


Marco Vricella y Cecilia Gómez están comprometidos, tal y como avanzó SEMANA en exclusiva, a pesar de que ella lo negara. Ahora el cirujano plástico y la bailaora han anunciado que será el próximo 26 de junio cuando contraerán matrimonio, aunque todavía se desconoce si podrán hacerlo por la iglesia o se conformarán por lo civil. Este hecho depende de si finalmente se firma la nulidad eclesiástica, un proceso que también depende de la ex del italiano, Sonia Ferrer. La colaboradora de ‘Buenos días, Madrid’ ha aclarado que ella no está poniendo ninguna traba para que lo consiga, dando detalles sorprendentes desde plató de cómo se ha fraguado este acuerdo.

Marco Vricella Cecilia Gómez
Redes sociales

«Desde el mes de septiembre, junio o julio no sé me tiene bloqueada en WhatsApp. La comunicación es muy muy complicada…no nos saludamos cuando nos vemos y a pesar de todo cuando me enteré que se iba a casar el dije que yo no tenía problema en darle la nulidad si tú la quieres porque sé que para ti es importante», ha comenzado diciendo Sonia Ferrer. Su intención es poner las cosas fáciles, pero no quiere mentir ni aportar causas que no son ciertas, algo que ha querido dejar claro desde el principio. Ella no supondrá un freno, pero quiere dar pasos hacia delante siempre y cuando sean verdad.

«Me llamó su abogado y le dije que yo iba a firmar y no le iba a poner ningún problema, a pesar de que podría porque tengo motivos más que suficientes para hacerlo, pero no lo hago. Cuanto más feliz sea él más feliz será mi hija, pero claro…Lo que quise dejar claro es que no voy a consentir, ósea no me vas a hacer mentir. Yo ni quiero mentir, ni quiero echarme culpas si no las tengo, pero voy a apoyar cualquier otra cosa. No me han venido con una propuesta. Me volvieron a llamar que si no me echaba las culpas yo era muy complicado…Él quiere volver a casarse por la iglesia y yo dije que yo también tenía problemas en mi vida, pero entended que yo no quiera dejar por escrito una mentira porque mi hija lo va a ver en un futuro. No lo necesito», ha dicho Sonia visiblemente molesta.

Redes sociales

Aunque lo más llamativo de sus declaraciones llegaba al final de su intervención televisiva, pues Sonia duda de que su expareja y padre de su hija termine siendo feliz en su matrimonio. Tras muchos años juntos Sonia Ferrer asegura conocerle muy bien y es que estuvieron seis años casados hasta que en el año 2013 pusieron fin a su vida en común. «Yo espero que sí. Yo le conozco bien y tengo mis dudas. Espero que sí», ha insistido. Sonia tiene claro que si él es feliz, también lo será su pequeña, siendo su hija, sin duda, lo más importante para ella.