Santi Millán el pasado mes de junio se convirtió en Trending Topic debido a la filtración de un vídeo sexual en el que el presentador aparecía junto a chica rubia que no era su mujer. Las redes sociales se revolucionaron y él advirtió que difundirlo era delito. Ha permanecido varios meses en silencio, meses en los que se limitó a decir que todo estaba en manos de sus abogados. Quería encontrar el culpable y, según ha revelado, ha cumplido su objetivo, ya que según ha dicho el comunicador los culpables ya han sido identificados. «Es lo único bueno puedo que sí puedo decir», ha dicho.

Santi Millán
Gtres

Satisfecho con haber llegado hasta el final de la cuestión, Santi Millán no se ha rendido y ha continuado con sus letrados para que pudieran encontrar a las personas que sacaron a la luz un vídeo íntimo. «El proceso judicial sigue su curso, ya sabemos que estas cosas llevan su tiempo», dice en ‘El televisero’, donde confirma que todo ha avanzado y que se siente orgulloso de que haya sido así. No le dio demasiada importancia en su momento, de hecho, aseguró que para él era algo anecdótico. No quería darle mucho pábulo e intentó quitar hierro al asunto, al igual que Rosa Olucha, su esposa y madre de sus hijos. «Yo creo que esto es muy anecdótico, no solo en mi vida, sino en la de cualquiera. No le demos una importancia que no tiene. Estoy trabajando con mi abogada», dijo.

Cuando Santi Millán se convirtió en uno de los protagonistas de la crónica social hace casi seis meses regresó a ‘Got Talent’, aportando total normalidad. No quiso entrar en demasiados detalles entonces, pero sí que hizo hincapié en que era un delito en ABC: «No pienso hacer ningún comentario. Yo no quiero decir cómo hay que enfocar las cosas, pero la noticia aquí es que se ha cometido un delito». Quien también salió en su defensa fue Rosa Olucha, su pareja, que dijo que había sufrido un ataque a su intimidad: «Deberíais de preguntaros cómo está él. Él es el que ha sufrido un ataque a su intimidad, que por cierto, es delito. SU intimidad. Suya y de nadie más. En segundo lugar, no tenéis que sentir pena ni apoyar a nadie. Yo no soy una víctima y aquí no hay ni bandos ni propiedades. Ni él es mío ni yo soy suya».

Santi Millán
Gtres