Rosa Benito se ha abierto en canal para confesarse sobre cómo vivieron el cáncer de Rocío Jurado, la que era sin duda la pieza más importante en la familia.


Rosa Benito ha vuelto a pronunciarse en ‘Ya es mediodía’ sobre algunos de los episodios que ella vivió de cerca en la familia Jurado. La que fuera esposa de Amador Mohedano se ha detenido para explicar cómo hizo frente Rocío Jurado a su batalla contra el cáncer, eso sí, no sin antes lanzarle un zasca a su sobrina, Rocío Carrasco. La colaboradora de televisión está molesta con la imagen que ha dado Rocíito de su madre y por ello Rosa Benito ha insistido en la pequeña pantalla sobre la verdadera personalidad de la artista. “Cuando tú ves esto piensas en algún momento que ella no es una mujer luchadora, siempre lo ha sido y por los suyos”, ha espetado la tertuliana.

Las alertas en su familia comenzaron cuando su hermana Gloria le vio un color amarillo cerca de la córnea del ojo, una advertencia que llevó a Rocío Jurado a ponerse en manos de los expertos. “En Miami se hizo las pruebas, no tienes nada, tienes el hígado graso…, ha dicho Rosa. Más tarde la vieron en Cádiz, ciudad en la que le insistieron en que la vieran en Madrid: “Empiezan a hacerle pruebas, yo entro con ella… Entramos y en un monitor le estuvo haciendo como una especie de ecografía y sabes que en la ecografía paran si ven algo y en un cuadrito se vio una cosita blanca como un bichito y le dijeron “Rocío hay que operarte urgente”», ha revelado Rosa sobre su visita a un reconocido oncólogo.

En ese momento, lejos de caerse el mundo a sus pies, Rocío Jurado tiró para adelante con la única intención de superar la enfermedad que había llamado a su puerta. «Ella piensa en ella misma, tengo que ser valiente, tengo que afrontarlo… Quería contarlo y a una hora que pudiera estar todo el mundo… Estaba muy nerviosa pero con ganas de contarlo… cuando estaba en la UCI dijo “yo quiero contarlo, no digas nada a nadie, inventaros cualquier cosa”», ha apuntado. Y es que ella estaba segura de que no había llegado su momento, sino que todo iba a salir una vez más a pedir de boca.

Tras estos resultados, hizo las maletas rumbo Houston sin hacer caso a los médicos que le recomendaban que se quedara en nuestro país. “A mí los de la prensa me van a dejar más tranquila y quiero irme. Houston, América te crees que es lo mejor, lo más adelantadoella creía que iba a salir, pero no salió”, ha continuado Rosa Benito. A pesar de que el primer tratamiento sí sentó bien a Rocío Jurado, los siguientes no tuvieron el mismo calado en ella. “Estaba feliz, estaba súper guapa, muy contenta porque estaba muy delgada que ella siempre lo había querido”. Se operó y, según Rosa, volvió a empeorar.

Después de su reaparición ante los medios, Rocío Jurado le pidió que le preparara su ropa ya que se iba al notario, un documento que no cambió ni alteró poco después. “Es bonito verla, porque la ves viva con ilusión y rodeada de los suyos que era lo que a ella le hacía feliz”, ha dicho.