Bigote Arrocet se ha desplazado a Málaga esta semana para inaugurar junto a otros compañeros la estatua de Chiquito de la Calzada. Lo hizo sonriente, pues tras cuatro años de su muerte han podido rendir homenaje al humorista en su tierra querida. Completamente vestido de negro, el chileno dio incluso un discurso este miércoles ante los allí presentes recordando al que fue su gran amigo. Aunque sus planes eran la ciudad eran una incógnita, SEMANA ha podido saber cuál ha sido la hoja de ruta del cómico en la Costa del Sol. Tiene previsto quedarse unos días, ya que hasta el 13 de enero no volará a Chile. Según nos confirma un gran amigo de Edmundo a esta revista, el empresario ha aprovechado para reunirse con Manolo Rincón en la población de Vélez Málaga, en concreto, en la casa del artista. Allí tras charlar sobre los vaivenes de la vida, han disfrutado de la afición que comparten: la pintura. «Nos hemos visto. Bigote ha venido a pintar a casa, hemos hablado más del presente que del futuro», nos dice Manolo desde Málaga. Si bien su amistad comenzó hace más de dos años, entienden del mismo modo el arte y el humor y eso les une de manera inquebrantable.

© Gtres.
© Gtres.

Habla de él con cariño e insiste en que Bigote es una persona tremendamente curiosa, lo que le lleva a estar en continuo aprendizaje allá donde va. «Bigote siempre tiene proyectos y tiene mucho arte. Es alguien muy inquieto y dinámico y, de momento, estamos aprendiendo mucho del otro», nos responde. Este artista y él han hecho grandes migas, tanto que cada vez que el humorista está en la ciudad siempre hacen por verse y reírse de la vida. Y es que como ya dicen, aquello de poner al mal tiempo buena cara siempre ayuda, una idea que comparten Manolo y Bigote en su día a día. Además de estos encuentros para pintar, Bigote ha disfrutado del buen tiempo y de la rica gastronomía de Málaga, ciudad a la que comenzó a ir con mucha asiduidad junto a María Teresa Campos.

Gtres
Gtres

Su faceta como artista pictórico viene del pasado. Cabe recordar que Bigote Arrocet ya presentó prendas de ropa que él mismo pintó y que vieron la luz en el año 2018. Bikinis, vestidos, bañadores…son solo un ejemplo de lo que él mostró orgulloso en un desfile al que, por cierto, no acudieron Las Campos. La pintura le ayuda a desconectar y a olvidarse de los problemas, por lo que cuando tiene tiempo se centra en esta pasión que tanta felicidad le ha traído. Ahora, después de pasar unos días de relax, Bigote Arrocet volverá su ciudad de nuevo. Ya tiene los billetes y si la salud no lo impide, su intención es reunirse de nuevo con su familia de allí. Los últimos meses han sido intensos desde que entrara a ‘Secret Story’, así como por su posible relación con Bárbara Rey, por lo que quiere descansar y alejarse durante un tiempo del ruido mediático.