Pedro Almodovar es uno de los cineastas españoles más reconocidos fuera de nuestras fronteras y así se ha demostrado en las últimas horas. Ayer el director manchego recibió en Venecia el León de Oro de Honor como reconocimiento a toda su carrera, un premio que hace más real el sueño de conseguir, de nuevo, el Oscar de la Academia Americana.

Aunque el premio italiano es un reconocimiento a toda su carrera, no cabe duda de que llega en un momento muy dulce para Almodovar, cuya película ‘Dolor y Gloria’ está recibiendo unas críticas inmejorables desde el mismo momento de su estreno. Flanqueado por Penélope Cruz y Antonio Banderas, dos de sus actores fetiche además de grandes amigos, Pedro ha contado esta vez la historia de su vida, conquistando a crítica y audiencia con la sobriedad y sinceridad de sus planos.

Hace apenas unos días que se anunció que el último film del de Ciudad Real viajaría hasta Los Ángeles para competir con el resto de películas extranjeras por la ansiada estatuilla. Desde que ‘Dolor y Gloria’ llegó a las pantallas tanto el nombre de Pedro como el de Antonio y Penélope empezó a sonar en los corrillos más entendidos del mundo del séptimo arte de cara a la temporada de premios, pero hace unas semanas, durante su paso por el Festival Starlite de Marbella, Banderas ya aclaró que para él el premio ya había sido meterse en la piel de su amigo. Además, el que fuera protagonista de ‘El zorro’, confesó que su truco es no esperar galardón alguno así siempre que los gana se sorprende y, cuando no lo hace no sufre ningún tipo de decepción.