«La vida se hace siempre de momentos y ver recibir la Primera Comunión a un hij@ es de los más bellos que podemos vivir», ha afirmado la diseñadora.


Hace tan solo una semana que Bianca, la hija pequeña de Paloma Cuevas y Enrique Ponce, recibió la primera comunión. Una celebración que generó una gran expectación porque suponía el reencuentro de la expareja tras su divorcio. Ahora la diseñadora, que cumplió ese mismo día 49 años, ha compartido unas preciosas imágenes que resumen una jornada inolvidable.

Instagram

La Finca Cetrina, situada en la localidad jienense de Navas de San Juan, fue el escenario elegido para esta señalada fecha. El que fuera hogar del exmatrimonio se engalanó con flores para vivir esta celebración. «La vida se hace siempre de momentos y ver recibir la Primera Comunión a un hij@ es de los más bellos que podemos vivir», ha afirmado la empresaria a través de su perfil de Instagram. Paloma no ha dudado en abrir su álbum más personal para acercarnos lo que aconteció durante este día.

Instagram

El vestido de su hija, los detalles de la decoración, el cuidado peinado… Todo estaba organizado con mucho mimo. Bianca recibió la comunión en un altar situado en la zona exterior de la finca durante un cálido día de verano. La flores fueron, sin duda, protagonistas en la ornamentación. Las margaritas se fundían con hortensias azules y rosas blancas y crearon un ambiente totalmente mágico. Otro de los detalles a destacar fue el cuidado peinado que llevaba Bianca. Su orgullosa mamá ha publicado un paso a paso de cómo se creó este recogido trenzado que iba envuelto en detalles florales. El vestido de manga corta y con guipur en la parte posterior, estaba firmado por Rosa Clará.

Una celebración con muchos amigos

Paloma Cuevas y Enrique Ponce reunieron a muchos amigos con motivo de la comunión de su hija, entre ellos, varios rostros conocidos como Nieves Álvarez, Naty Abascal, Margarita Vargas o Remedios Cermantes, entre otros. «Noche mágica», así la definió esta última. Por su parte Fiona Ferrer explicó durante su asistencia a la ‘Madrid Fashion Week’ que fue un día inolvidable. «Enrique y Paloma estaban cariñosísimos, relajados, como una familia. Fue bonito y emotivo. Después de 28 años, sería muy extraño que se llevaran mal. Los dos son grandes personas, yo les quiero muchísimo. La Comunión la calificaría como un 10″. Una jornada en la que el torero puso la nota musical lanzándose a cantar, como acostumbra a hacer en momentos destacados.

© Gtres / Instagram.

La comunión finalmente tuvo lugar el pasado 11 de septiembre después de algunas idas y venidas sobre la fecha. El exmatrimonio quiso esperar a un momento seguro para reunir a sus seres queridos, con sus invitados ya vacunados, evitando así posibles riesgos. Era la primera vez en la que se reencontraban tras separarse después de 24 años como marido y mujer. Una noticia que publicó la revista SEMANA en exclusiva en el verano del año pasado.