Antena 3

Las palabras Isabel Preysler sobre Julio Iglesias que empujaron a Tamara Falcó a reconciliarse con Iñigo Onieva

Tamara Falcó se ha pronunciado sobre su reconciliación con Iñigo Onieva en 'El Hormiguero'.

Tamara Falcó ha recuperado la ilusión. Tras volver con Íñigo Onieva no puede ocultar que está profundamente enamorada de su pareja. Así lo ha dejado saber en el plató de 'El Hormiguero', donde ha charlado con Pablo Motos sobre su novio, el reciente viaje que han hecho juntos al Polo Norte e incluso de sus planes de boda, "si Dios quiere". Lo que nadie hubiera podido imaginar es que en la segunda oportunidad que le ha dado a su chico mucho ha tenido que ver la historia de amor de Isabel Preysler con Julio Iglesias.

GTRES

Para entender qué hizo cambiar de opinión a Tamara y hacerla pensar seriamente sobre su perdón a Onieva hay que remontarse a la noche del 31 de diciembre. En la pasada Nochevieja ya llevaban días intercambiándose mensajes entre ellos: "18 mensajes por día". Los dos llevaban días hablando a través de WhatsApp, pero el último día del año  ella se "pasó toda la tarde fatal" y haciendo una lista "sobre las mil formas de amar", tal y como le aconsejó su sacerdote de cabecera.

"Enamorada es lo que estaba yo de tu padre, que me rompió el corazón y no le pude perdonar", dijo Isabel Preysler la noche del 31 de diciembre

En el momento de las uvas "sale lo de Mami y Mario", o sea, la ruptura entre la filipina y el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa. Durante la cena, su hermana Chábeli "llamó desde Estados Unidos". Y la familia se puso a hablar por videoconferencia sobre el amor y las recientes rupturas familiares. Entonces, "mi madre hizo un comentario sobre el tío Julio y yo pensé: "Nunca se han dado una oportunidad y me dio qué pensar sobre el amor". Tamara reflexionó sobre la separación de su madre con Julio Iglesias como nunca antes lo había hecho. Isabel le dijo a su hija: "Enamorada es lo que estaba yo de tu padre, que me rompió el corazón y por eso no le pude perdonar".

A raíz de ese comentario, algo en la marquesa "algo" le "hizo click". A Tamara le "dolía el corazón", pero al escuchar a su madre hablar de quien fue el amor de su vida le hizo ver las cosas de una manera distinta. Y se planteó seriamente si le merecía la pena renunciar al hombre del que está enamorada por deslealtades... como le ocurrió a su madre. Esto la impulsó a coger el teléfono y decirle a Onieva que se acercara a la mansión de la Preysler para reunirse con ella: "Me dio que pensar... Después me dio mucha pena. Le escribí un mensaje. Le dije: ¿Vas a venir a verme luego? Yo no sabía si sí, si no... Él cogió su moto y se vino". Fue el pequeño gran gesto que marcó de manera definitiva que se dieran una nueva oportunidad.

"Soy una mujer enamorada, he visto la posibilidad de cambio y allá que voy", confiesa Tamara Falcó

"Hicimos las paces y ya tal... Nos queríamos quitar de todo este ruido y nos fuimos al Polo Norte", continuaba diciendo la socialité. "Pierdes algo y te das cuenta de lo que significaba en tu vida", terminaba diciendo. "Él estaba erre que erre... Soy una mujer enamorada, he visto la posibilidad de cambio y allá que voy". Ahora, tiene claro que «la bofetada ha sido monumental, pero ha visto que había cosas en su vida que... Él ha reaccionado y ha tenido gestos conmigo. Existe ese amor entre los dos. Veo posibilidad de cambio». Un cambio que Isabel Preysler, por cierto, no llegó a experimentar con el cantante.

Isabel Preysler y Julio Iglesias se separaron tras siete años de matrimonio y tres hijos en común. Así lo anunciaron el 22 de julio de 1978 en el que fue uno de los primeros comunicados de prensa de personalidades del cuore para anunciar una ruptura: «Saliendo al paso de posibles especulaciones o noticias escandalosas que puedan tener origen en la situación personal nuestra, conjuntamente nos consideramos obligados a explicar, de una vez para siempre, la determinación a la que libremente hemos llegado de separarnos legalmente», decían. Menos de dos años después, Isabel se casó con Carlos Falcó, el 23 de marzo de 1980 en la capilla de la ermita de Malpica de Tajo, en Toledo. Y por la iglesia, ya que ambos habían conseguido la nulidad de sus matrimonios anteriores. El 20 de noviembre de ese año nació Tamara.

X