La colaboradora ha opinado de manera rotunda sobre la decisión del torero de explotar la finca familiar como espacio para eventos.


Este miércoles, SEMANA ha publicado en exclusiva una noticia sobe Jesulín de Ubrique. El diestro ha decidido alquilar la finca familiar, Ambiciones. Esta determinación no la ha tomado solo, sino con la ayuda de unos de sus hermanos. El ex de Belén Esteban se ha aliado con el mayor del clan, Humberto Janeiro, con quien tiene el proyecto de dar un giro a la propiedad y convertirla en un espacio de eventos de lujo. 

El nuevo rumbo que tomará esta finca de 300 hectáreas en el futuro es consecuencia de una voluntad firme y meditada por parte de ambos hermanos. Forma parte de sus planes sacar rentabilidad a la propiedad y, a través de su alquiler para celebraciones y fiestas, obtener beneficios de la que ha sido la casa de la familia durante los últimos 30 años. En este sentido, María José Campanario jugará un destacado papel en esta aventura empresarial.

Belén Esteban: «Cada uno puede hacer lo que quiera»

Como era de esperar, a la de Paracuellos del Jarama le han preguntado por esta cuestión este miércoles en ‘Sálvame’. Sin pelos en la lengua, la madrileña ha mostrado abiertamente su opinión. «Yo no tengo que opinar, pero si él puede sacar beneficios no creo que sea mala idea. Cada uno puede hacer lo que quiera. A mí me parece muy bien que lo hagan. Es una finca muy bonita y muy grande y me parece muy bien».

Asimismo, ha querido dejar claro que la decisión de Jesulín de alquilar Ambiciones no se debe a que este atraviese algún bache económico. «Jesús es una persona joven. Él sabrá lo que tiene que hacer. Lo que tengo claro es que Jesús tiene tres hijos y para él sus tres hijos son iguales. Yo estoy segura de que para él todos los hijos son iguales», añadía. Al escucharla, Kiko Hernández se reía y subrayaba que su comentario estaba cargado de «ironía».

Belén Esteban: «Todo lo que ha ganado lo ha ganado con su esfuerzo»

«Él tiene empresas, tiene gasolineras y en Ubrique tiene mogollón de pisos, de lo cual yo me alegro porque ha estado muchos años poniéndose delante de un toro. Y las cosas son como son», explicaba la ‘princesa del pueblo’.

Cuando sus compañeros le preguntaban si la decisión de su ex era una forma de proteger la herencia que le correspondería a su hija algún día, la colaboradora respondía con un ‘zasca’: «La mejor herencia que puedes dejar a un hijo es la educación y el amor que le tienes que dar durante toda su vida».

Telecinco

«Igual que he atacado soy muy leal. Cuando Jesús compró es finca, que es cuando empezó a torear, él ha ganado muchísimo dinero toreando. Pero al principio, él lo ha contado mil veces, no tenían para pagar la finca y cuando llegaban los del banco se tenían que subir para arriba», destacaba. «Él lo ha pasado muy mal en el mundo del toro. Hacía lo que le gustaba, pero todo lo que se ha ganado lo ha ganado con su esfuerzo y nadie se lo ha regalado. Y si le va bien me alegro porque a la persona que tenemos en común también le irá bien».

SEMANA ha conocido que la reforma de Ambiciones ha comenzado ya y que el negocio que tiene en marcha Jesulín y su hermano Humberto sigue su curso. Este inesperado proyecto familiar llega cuatro meses después de que falleciera Humberto Janeiro a los 76 años. Ahora sus hijos tratan de reinventarse profesionalmente y darle una nueva vida a esta casa que tantos recuerdos guarda… incluso para Belén Esteban, quien llegó a vivir en la finca.

Situada en el parque natural de Grazalema, en Prado del Rey y a tan solo a unos kilómetros de Ubrique (Cádiz), Ambiciones posee más de 300 hectáreas de terreno y una amplia vivienda que leva años sin ser habitada pero que tiene grandes posibilidades de ser explotada como espacio para eventos. Jesulín la compró el año 1990, en sus mejores años como torero. Ahora él y su hermano se han lanzado a un nuevo proyecto que también cuenta con el apoyo de un importante político, cuya identidad desvelamos en nuestras páginas de la revista SEMANA.