La nadadora Ona Carbonell ha sido madre de un precioso niño llamado Kai junto a su novio, el exgimnasta Pablo Ibáñez. Así lo han anunciado los orgullosos papás


Ona Carbonell no solo es uno de los portentos más laureados del deporte español, sino también un rostro habitual en la prensa del corazón desde que comenzase a despuntar su carrera. Ahora, vuelve a ser noticia tras haber cumplido al fin su sueño de convertirse en madre y es que siempre había expresado su deseo de formar una familia con su novio, el exgimnasta Pablo Ibáñez. Y por fin ya tiene a su hijo en brazos. La nadadora ha dado a luz a su primer hijo, tal y como ella misma ha anunciado a través de sus redes sociales, compartiendo una bonita fotografía en blanco y negro con sus manos, la de su pareja y su hijo entrelazadas.

“Bienvenido al mundo Kai”, escribía Ona Carbonell para anunciarle a sus seguidores que por fin ha sido madre, desvelando con ello uno de los secretos mejor guardados de su embarazo, el nombre con el que bautizarán a su pequeño. Una alegría que inunda ahora su hogar y del que está muy agradecida la propia deportista, que ha querido expresar su gratitud con el equipo médico que le ha ayudado a hacer su sueño realidad. Se trata del equipo de maternidad del hospital Can Ruti de Badalona, a quienes les agradece no solo haber traído a su hijo al mundo, sino también “el cariño, la profesionalidad y el gran trabajo” que han desempeñado.

Pero no solo a ellos ha querido agradecer Ona Carbonell, sino que entiende que también parte del éxito de su recién estrenada maternidad se lo debe a su ginecóloga de la clínica Riera Bartra: “Mi ginecóloga y su equipo de toda la vida, que me ha acompañado en este bonito viaje. Nos hemos sentido muy cuidados en todo momento. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo, especialmente a la familia”, expresa la deportista catalana, que por fin ha cumplido su deseo de compartir su amor con un hijo a sus 30 años de edad.

Un sinfín de felicitaciones de amigos y fans

Como cabría esperar, las felicitaciones y mensajes de enhorabuena no se han hecho esperar en el perfil de Ona Carbonell en las redes sociales. Cientos de comentarios en su última publicación no solo de infinidad de fans, sino también de amigos y compañeros de profesión, que se alegran de que haya podido llevar a buen puerto sus ansias de ser madre. Entre ellos, destacan los mensajes de Dafne Fernández, que ha dado la bienvenida al pequeño Kai, informándole de antemano que “tienes unos padres increíbles”. Otros como la actriz Andrea Duro o el presentador Santi Millán se han conformado con un “felicidades” al conocer su alumbramiento, mientras que Bibiana Fernández se explayaba más con su mensaje: “Bendiciones Kai. Ahora está todo raro, pero llegas a un lugar inigualable, maravilloso y de la mano de quien te querrá eternamente”.

A muchos de sus seguidores les ha llamado especialmente el nombre elegido por Ona Carbonell y su pareja para su primer hijo. Kai es un nombre de origen hawaiano y significa “mar”, aunque también tiene equivalencias en japonés y se traduciría como “océano” o en chino, que vendría a definirse como “triunfador o exitoso”.

Un niño nacido en tiempos convulsos

Son tiempos extraños para traer un niño al mundo, aunque con tantas noticias negativas siempre es bonito informar sobre la llegada de un nuevo ser. Ona Carbonell cumplió el pasado 5 de junio los 30 años, en plena recta final del embarazo y con la amenaza del coronavirus sonando con fuerza en todos los medios de comunicación. Sin embargo, la nadadora no ha dejado que esta situación merme su actividad, siguiendo su rutina como si tal cosa, realizando los pertinentes paseos por la calle para facilitar la correcta colocación del bebé para dar a luz y para mantenerse en forma de cara a una pronta recuperación de la silueta cuando el pequeño ya haya nacido. De hecho, tampoco ha renunciado a darse refrescantes baños en las playas de Barcelona, donde fue fotografiada con una abultadísima barriga.

“Este verano va a ser especial, ilusionante con el esperado aumento de la familia”, ya preveía Ona Carbonell semanas atrás, cuando era preguntada sobre la ilusión que le hacía convertirse en madre en breve. Una alegría que la nadadora no ha querido ocultar en ningún momento, mucho menos a sus seguidores, quienes han sido testigos de excepción de la evolución de su cuerpo, viendo cómo crecía su tripita semana a semana, hasta sus inquietudes, miedos y sentimientos a lo largo del embarazo. “Muchas gracias a toda mi familia y amigos por estar siempre a mi lado y darme tanto cariño. Esta vez soplo las velas por dos, con la ilusión de que la familia sigue creciendo y el cariño multiplicándose”, escribía el día de su cumpleaños, cuando las emociones estaban aún más a flor de piel si cabe.