Olga Moreno ha acudido a un médico estético para realizarse algunos retoques que consigan rejuvenecerla y mostrar un aspecto menos cansado.


Estar en el ojo del huracán le ha jugado una mala pasada a Olga Moreno. Aunque la esposa de Antonio David Flores seguía estando muy guapa, lo cierto es que desde hace algún tiempo la malagueña lucía un rostro cansado y carente de luminosidad. Siguiendo los pasos de su marido, la empresaria ha dado un paso más y ha acudido a expertos estéticos para ponerse a punto. Su intención era no cambiar ni un ápice de su expresión y se ha limitado a un tratamiento con el que tan solo se eliminan sus arrugas, pero cuya función es la de rejuvenecer. En cuestión de minutos Olga Moreno ha echado atrás el tiempo y se ha quitado varios años de encima y lo ha hecho gracias al botox y a la restitución de volúmenes con ácido hialurónico. Un procedimiento rápido que ha supuesto una gran transformación para ella y que no ha requerido ni baja médica, ni quirófano, por lo que tras ello ha podido hacer vida normal. Eso sí, deberá en unos meses volver a realizárselo si quiere conseguir el mismo efecto.

Y es que el ácido hialurónico se reabsorbe en entre 8 y 12 meses y el botox dura alrededor de 6 meses, por lo que pronto Olga Moreno deberá a ponerse en manos de confianza. Con un antes y después más que evidente, la mujer de Antonio David parece otra tras unos instantes e incluso parece mucho más feliz. Cabe señalar que los últimos meses no han sido fáciles para el matrimonio, pues planeaba la sombra de la infidelidad sobre Antonio David y, además, Olga ha sido demandada por Rocío Carrasco por revelación de secretos. Dos asuntos que han provocado grandes quebraderos de cabeza a la pareja y por los que quizás no estén descansando todo lo que deberían.

Olga Moreno
Redes sociales

Quien se ha aficionado a este tipo de retoques y tratamiento estéticos ha sido Rocío Flores, a quien quizás haya pedido consejo Olga Moreno para saber qué o no hacerse en su rostro. La joven a pesar de su corta edad ya disfruta de nuevo cuerpo y nueva cara por casi 9000 euros, siendo muchas las operaciones y cambios que se ha realizado. Una bichectomía, un aumento de labios, una rinomodelación sin cirugía, invisaling o diferentes tratamientos son solo algunos de los cambios que componen esta larga lista  y que suman un total que no está al alcance de todos los bolsillos. A todo ello, hay que sumar la maderoterapia que se realiza cada semana y que consiste en que profesionales te hacen un masaje con madera con el objetivo de tonificar y alisar tu piel y reducir el depósito graso, siendo 50 euros habitualmente lo que cuesta cada sesión.

Rocío Flores
Gtres/Redes

Todas estas imágenes lo que demuestran es que, además de estar preocupados por la imagen que proyectan, no tienen reparo alguno en compartir todo lo que se hacen con sus seguidores. Más aún si están contentos con cómo han quedado tras someterse a diferentes tratamientos con los que han conseguido, sin duda alguna, su mejor versión.