Natalia Sánchez ha pasado los primeros días del 2022 en la sala de espera de la UCI al tener a un familia ingresado. El susto ha pasado y su ser querido ha encontrado cierta mejoría y es que el miedo fue tal que ella tuvo que venir a Madrid corriendo pensando en lo peor


Natalia Sánchez ha mostrado desde que se convirtió en mamá que no es fácil conciliar tener hijos en casa con trabajar, aunque lidia con todo y trata de sacar adelante con éxito cada tarea, aunque termine exhausta. Después de una temporada en Argentina por cuestiones profesionales, pensaba que la llegada de las Navidades iban a suponer un tiempo de descanso y un momento ideal para disfrutar de sus niños y del resto de su familia, también por supuesto de su marido, Marc Clotet. Sin embargo, no terminó el año como esperaba y ha tardado 11 días en salir de su escondite y confesar no solo el problema de salud que aqueja un miembro de su familia y que le mantiene muy preocupada, sino ya, de paso, felicitar el año a todos al no poder hacerlo a su debido tiempo por este susto que cambió sus planes en un instante.

La actriz no ha tenido fuerzas hasta ahora para felicitar el nuevo año a sus seguidores y es que un día antes de tomarse las uvas tuvo que poner rumbo de urgencia a Madrid. Así lo ha contado la propia Natalia Sánchez este martes al compartir una foto junto a la familia que ha formado con Marc Clotet. Una instantánea feliz que acompañó de un texto alarmante, al informar de lo mal que lo ha estado pasando estas dos semanas por tener a un miembro de su familia enfermo y que le ha trastocado los planes hasta el punto de no tener ni tan siquiera fuerzas para recibir el 2022 como se merecía en su día y tener que hacerlo ahora que han pasado 11 días.

Natalia Sánchez UCI

“¡Feliz 2022! Sé que es un poco tarde, pero, hasta hoy, no me había sentido con fuerzas de felicitar el año. El pasado 30 de diciembre tuvimos un susto con un familiar y, a la hora y media de recibir la noticia, estaba sentada en un avión dirección a Madrid cargada con una pequeña mochila y mi sacaleches. Así que, los planes de Nochevieja, obviamente, pasaron a un segundo plano y por eso he estado desconectada estos días”, comienza a describir lo frenéticos que han sido estos días Natalia Sánchez por culpa de un “susto” de salud de un familiar, al que ha preferido proteger al no desvelar de quién se trata y tampoco qué le ha sucedido con precisión, aunque sí que tuvo que estar en la UCI y que el miedo invadió a la familia.

Tal y como ha continuado explicando Natalia Sánchez, dejó a Marc Clotet y sus hijos en casa y puso rumbo a Madrid para estar en el hospital junto a los suyos: “El único sitio donde me sentía útil en esos momentos era en la sala de espera de la UCI”, reconoce con dureza. Allí, durante esas angustiosas horas, la actriz lo pasó “rezándole a todo lo que sé, apoyando a mi familia y mandando toda mi energía para que saliera adelante”. Parece que sus rezos han dado sus frutos y es que reconoce que este lunes la situación crítica que ponía a su ser querido en peligro se ha revertido y ha comenzado a mostrar los primeros signos de mejoría, lo que le ha animado a retomar lo que había dejado pendiente en su vida por este susto, entre otras cosas, felicitar el año a sus fans de las redes sociales.

Redes sociales

“Mi familiar está despierto y recuperándose muy poquito a poco gracias a que sus médicos y enfermeros han hecho su magia con una profesionalidad, rigurosidad, delicadeza y corazón inconmensurables. Solo tendré palabras de agradecimiento y admiración para todos ellos el resto de mi vida”, agradece la intérprete de ‘Los Serrano’, que además festeja la “gran sanidad pública que tenemos” y sigue agradeciendo de corazón a “todas las personas que nos han ayudado y apoyado en estos momentos tan duros”. Y es que, tal y como reconoce para finalizar Natalia Sánchez su escrito más complicado tras unos días difíciles: “Qué necesario es el calor de los tuyos”.

Natalia Sánchez no solo tiene palabras de agradecimiento a los profesionales sanitarios que han obrado el milagro, sino también a su marido, Marc Clotet, por estar siempre a su lado y formar con ella el mejor de los equipos: “Gracias Marc, sé que no ha sido fácil quedarte solo con los peques estos cuatro días y aunque tampoco lo ha sido separarme de ellos, sabía que estaban en las mejores manos”, se despide la actriz, que tiene la certeza de que “este año comienza con la mejor de las noticias y así seguirá pasito a pasito, lo sé”.