La preocupación de Máxim Huerta por la salud de su madre le ha impedido poder disfrutar de la Navidad como venía haciendo desde que era un niño. Será su primer año sin árbol ni belén en casa, pero no están para fiestas tras el varapalo recibido. Vea el vídeo, así lo explica él


Máxim Huerta ha hablado siempre maravillas de su madre, como puede resultar normal, pero la pasión con la que el periodista y exministro trata a su progenitora es digno de admirar. Es por eso que estas Navidades están siendo especialmente duras para él, dado que su madre no se encuentra bien de salud y ha tenido que renunciar a los pequeños placeres navideños por estar al lado de su ser más querido. Máxim Huerta siempre ha vivido la Navidad con especial ilusión, como si de un niño se tratara, decorando cada rincón de su casa con el habitual árbol con guirnaldas y bolas o el tradicional belén. Pero este año ha sido diferente a todos los demás y no habrá decoración en su casa y es que el ánimo no está para fiestas.

Máxim Huerta está atravesando sus navidades más duras y tristes y así ha hablado él mismo sobre la delicada situación en la que se encuentra junto a su madre, Clara. La mujer que le entregó la vida para acompañarle en cada paso y decisión que ha dado está luchando por recobrar la salud, después de que se le diagnosticara un tumor. Por el momento no saben el alcance de esta enfermedad y cómo deberán hacerla frente, algo que ha desgastado el ánimo de celebración de la familia. De hecho, ha sido la propia madre de Máxim Huerta la que le ha pedido que este año no quiere adornos ni decoración típica navideña y es que prefiere centrarse en lo importante y así poder disfrutar de estas fechas señaladas el año que viene como se merece.

Un dolor para Máxim Huerta que, muy triste, no ha tenido reparos en hablar sobre los problemas de salud de su madre, cómo está llevando esta situación la familia y cómo ha hecho mella en su estado de ánimo actual. “Ahora me apoyo en los libros, en mi perra, en el teléfono llamando a mis amigos ahora que están lejos. Y en comer. Me apoyo en las cosas que me endulzan la vida. Sea una película, un libro o las magdalenas del horno de al lado de casa”, confiesa con humor el exministro. Vea el vídeo para conocer su triste historia que, esperemos, pronto tenga un final feliz con la llegada de los resultados que lo decantará todo.