La influencer, Madame de Rosa, ha revelado a sus seguidores cómo ha sido su primer día como enfermera contra el coronavirus.


Cuando Madame de Rosa se convirtió en una influencer de éxito jamás pensó que volvería a sus orígenes profesionales. Mucho menos que lo haría tras vivir una crisis sanitaria extrema por culpa de una pandemia que está sesgando vidas. Sin embargo, así ha sido después de que ella misma por ‘motu proprio’ haya querido enfundarse en su bata de enfermera para tratar de poner su granito de arena con el fin de salvar a todos los pacientes que la sufren. La bloguera lo comunicó hace unos días a sus followers de Instagram y, desde ese instante, permanece volcada como profesional sanitaria en el Hospital Universitario de la Paz, donde trabaja a destajo junto a otros muchos ‘héroes’. Tras acabar su primera jornada laboral y después de luchar contra el coronavirus, la joven se ha confesado con sus seguidores sobre cómo ha sido su primer día. «Acabo física y mentalmente agotada», comienza diciendo esta influencer que posee más de medio millón de seguidores en su perfil.

En una historia en la que se puede ver a Madame de Rosa bajo una gran mascarilla y un gorro, muestra el cansancio que le ha provocado un día de intensas emociones. «Es muy, muy duro por la cantidad de trabajo, por la escasez de material y sobre todo, lo que peor llevo es ver a los enfermos solitos sin el apoyo y el cariño de sus familiares. Sabed todos los que tengáis familiares enfermos que les cuidamos con todo el cariño del mundo», dice la joven. Y es que ellos también se encuentran en cuarentena después de haber dado positivo en coronavirus, lo que les aleja de sus seres más queridos. No obstante, ella con estas palabras ha intentado lanzar un mensaje tranquilizador, ya que, en la medida de lo posible, los profesionales intentan que los enfermos también se sientan acompañados.

Ya son muchos los que denuncian a través de las redes sociales estar desbordados, pues no cuentan con artículos de primera necesidad y, además, no tienen camas para atender a todos los pacientes que llegan con síntomas. Ha sido tras este story cuando Ángela ha publicado una imagen en la que se puede ver su acreditación como enfermera, la cual le acompaña en su quehacer diario junto a reloj de bolsillo.

Madame Rosa

Horas más tarde, concretamente este miércoles, ha vuelto a hacer una publicación en la que desvela la situación tan precaria que están viviendo en el hospital y lo fácil que es contagiarse. «Esta es mi cara después de quitarme el EPI (el traje de protección). Solo disponemos de uno por turno y eso quiere decir que solo puedo entrar una vez a las habitaciones que me adjudican. Es imposible en un turno de 7 horas entrar una única vez y muchas veces tenemos que entrar desprotegidos. En mi planta hay tres enfermeros de baja con COVID19+ y uno pendiente de resultados», ha escrito. Declaraciones con las que trata que sus súplicas por fin lleguen a buen puerto y puedan obtener material suficiente para todos.

Sus seguidores han apoyado su decisión

Fue hace tan solo unos días cuando la influencer dio a sus followers la noticia. Madame de Rosa volvía a ejercer su antigua profesión a sus 38 años para combatir contra el coronavirus. Lo hizo emocionada y ante la mirada estupefacta de sus seguidores. «Vuelvo a trabajar de enfermera. Espero que no me echéis demasiado de menos, me tengo que ir a ayudar a gente que lo necesita… Os quiero», dijo. Pocos días antes había mandado su currículum al centro hospitalario y en un tiempo récord le dijeron que debía incorporarse a la plantilla. «Empiezo el lunes, voy a trabajar en una planta en La Paz habilitada toda con gente infectada de coronavirus. Ha sido una decisión que me ha costado tomar porque al principio me daba miedo, el miedo es humano, sobre todo por mi familia, por exponerles, porque si me voy a meter en la boca del lobo pues obviamente cuando vuelva a casa lo que voy a hacer es exponer a mi familia pero me puse a pensar que si todos pensáramos igual, no habría nadie trabajando en los hospitales», comentó en Instagram. Entonces, sus temores estuvieron a punto de frenarla, pero ella antepuso la sociedad a cualquier otra idea.

«Me sentía en la obligación moral de hacerlo, también es un poco egoísta por mi parte porque sé que si no lo hago no me voy a sentir bien y si lo hago, me voy a sentir mejor. Tuve unas horas de miedo, las vencí; creo que si hay un adjetivo que me describe es la valentía, soy una persona valiente. Quiero ayudar a mis compañeros, quiero ayudaros a vosotros, así que voy a estar un poco ausente por aquí porque cuando venga obviamente querré estar con Romeo (su hijo), con mi familia. Que me deseéis suerte, que espero no veros a ninguno por el hospital y que la fuerza me acompañe», añadió. Una publicación que emocionó tanto a seguidores anónimos como conocidos y así se puede leer en algunos comentarios que algunos de ellos quisieron enviarle. Mientras Vicky Martín Berrocal le escribió «siempre dije que eras especial», Eva González le recordó el corazón tan grande que siempre ha tenido.