“Hace un mes me diagnosticaron cáncer de mama”. Con estas palabras, Mabel Lozano informaba a sus seguidores de la complicada situación por la que atraviesa y la batalla contra la que debe luchar en tiempos de coronavirus. La actriz trata de llevar una vida normal, aunque con las medidas de seguridad y prevención extremadas para no resultar contagiada por Covid-19, lo que supondría un riesgo añadido a su vida al tratarse de una persona de riesgo alto por su enfermedad. Aun así, Mabel Lozano se resiste a dejar de disfrutar de los pequeños placeres de la vida, como es pasear por las inmediaciones de su exclusiva urbanización en compañía de su perrito.

Mabel Lozano tuvo que ser operada hace apenas unos días de un carcinoma de mama, tal y como ella misma ha dado a conocer a través de las redes sociales. Una cuestión que no tuvo reparos en tratar con SEMANA, desvelando la verdadera razón por la que había decidido romper su silencio y ponerle nombre a la enfermedad que le preocupa. No obstante, pese a la situación en la que se encuentra, la actriz tiene muchos motivos para ser feliz y sonreírle a la vida, como así se desprende de las siguientes imágenes, en las que pasea siempre sonriente acompañada de su fiel amigo. Eso sí, no puede evitar los gestos de dolor que le provoca un brazo. Vea el vídeo: