Omar Montes agradece a la vida haberle colocado en un sitio privilegiado, pero no olvida sus orígenes. El cantante, de 31 años, que en los últimos años ha estado estrechamente ligado a la familia Pantoja y que el año pasado se convirtió en el flamante ganador de ‘Supervivientes 2019’, proviene de uno de los barrios más humildes de Madrid, Pan Bendito. Su popularidad no le ha alejado de esta barriada de clase obrera situada en el distrito de Carabanchel, terriblemente azotada por la crisis. Allí continúa viviendo a pesar del éxito de su música. Ahora, parte de su tiempo lo dedica a ayudar a aquellos que más lo necesitan, comprando diariamente alimentos y repartiéndolos en persona por sus casas.

Desde que comenzó la pandemia y muchos de los vecinos de su barrio perdieron su trabajo, él recibió un mensaje que comenzó a cambiarlo todo. Se trataba de un joven que le solicitaba ayuda después de que su padre se hubiera quedado en el paro. No lo dudó y acudió a su hogar en persona y con bolsas de comida. Desde entonces el boca a boca ha corrido como la pólvora por el barrio. Tal y como ha contado a ‘El País’ actualmente recibe cientos y cientos de mensajes al día de personas que lo necesitan de verdad.

Junto a algunos de sus mejores amigos ha creado ‘El team iluminati'», su particular equipo de ángeles de la guarda que le ayuda en todas las gestiones. Tanto en llenar el carro de la compra en una conocida cadena de supermercados como en los repartos diarios. Todo corre de su propia cuenta. Además, conoce de cerca a muchos que le piden ayuda. Un gesto que realiza muy agradecido a la vida que le ha permitido consagrarse como uno de los números uno de la música, tiene 3,5 millones de oyentes al mes en Spotify. «La manera que yo tengo de agradecérselo es dar lo que tengo a los que más lo necesitan. Todo lo que yo gasto, siempre se me devuelve», señalaba al citado diario.

Busca hacer una compra equilibrada optando por alimentos saludables no perecederos, pero huye de las marcas blancas, quiere lo mejor también para aquellos que siguen siendo sus vecinos. A pesar de que su imagen pública siempre ha estado asociada por su característico humor repleto de ironía, esta vez se ha puesto más serio que nunca con un único objetivo, ayudar.

A través de sus redes, ha contado con un aluvión de mensajes que han elogiado su labor cuando ahora, meses después de repartir comida por la casas, se ha dado a conocer. Como este que ha publicado una seguidora: «Lo de Omar Montes lo llevo escuchando hace unos meses pero ya que sé que es real 100%, es un claro ejemplo de humildad, de no olvidarse de donde vino, de los suyos, saber lo que uno no ha tenido y por lo que ha pasado, ahorrárselo a el otro, es un buen gesto».

Él ha querido mantener este perfil apartado de su imagen pública sin estar seguro de querer contarlo por la repercusión que pudiera tener. Se justificaba con las siguientes palabras: «Estas cosas se hacen de corazón y no para que te aplaudan pero viendo que mucha gente se está motivando para hacer lo mismo creo que he conseguido lo que quería», reconocía.

La cuarentena de Omar

Al principio de la cuarentena, Omar Montes habló con SEMANA sobre cómo estaba viviendo el tiempo de confinamiento. El cantante reconoció que se estaba entreteniendo haciendo deporte y viendo series de televisión antiguos como ‘Los Serrano’ o ‘Verano Azul’, y añadía que una de sus mayores preocupaciones eran sus abuelos por formar parte del colectivo más castigado por el virus. Asimismo, reconocía que estar parado también le estaba suponiendo un importante contratiempo en cuestiones económicas. Y es que a principios de abril había perdido mucho dinero: «Te diría que lo equivalente a poderte comprar una buena casa, por ejemplo».

Entonces, también señaló que estaba colaborando con sus vecinos. «Estoy ayudando económicamente a mi gente más cercana y a otra gente de mi barrio que, por su situación, no puede hacer frente a bienes de primera necesidad. Además, estoy hablando con varias asociaciones de otros barrios para ver qué necesitan. Lo hago de corazón», indicaba. El joven mantiene una estrecha amistad con Kiko Rivera, también con Isabel Pantoja. Ambos forjaron una buena relación después de su paso por ‘Supervivientes 2019’ donde se convirtió en el ganador del reality.