Sin casi tiempo de descanso, Jordi Cruz vuelve a ponerse el mono de trabajo para comenzar otra edición de ‘Masterchef’, esta vez en versión junior. Su conexión con Tamara Falcó en el ‘Celebrity’ fue uno de los asuntos que más interés generó y que tuvo su pico alto en el beso en los labios que la hija de Isabel Preysler le dio para celebrar su victoria.

El catalán ha atendio a los medios de comunicación, sabedor de que se le iba a preguntar por la conexión tan especial que ha demostrado tener con la empresadia. Es consciente del revuelo que armó el beso: «Sí, lo vi…», responde resignado. Jordi Cruz reconoce que no esperaba que Tamara le besase: «Bien, sorprendido, como todos. Un beso espontáneo, y ya está. Imagino que estaría contenta y tuvo ese arrebato de alegría».

A quien seguramente no le gustó demasiado ver cómo su novio se besaba con otra persona es a Rebecca Lima, la arquitecta brasileña con la que el chef comparte su vida desde hace meses. Todavía no ha hablado con ella y todo apunta a que tienen una conversación pendiente: «No he hablado mucho del tema, si quieres que te lo diga», responde Cruz a los periodistas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Tu eres. Lo sé. Lo supe. Te reconocí. Eres. Desde hace muchas coincidencias. Eres. Desde antes de encontrarte. Lo sé, amor. Eres tu.

Una publicación compartida de Rebecca Lima (@rebeccalimap) el

La pareja se mostraba muy enamorada hace algunos meses por las calles de Madrid, justo antes de que Tamara Falcó y Jordi Cruz empezaran a intimar dentro del concurso. En plena polémica, Rebecca quiso reivindicar el amor que sentía por su chico a través de las redes sociales.