Según Belén Esteban, madre e hijo «hablan por teléfono» y planean un encuentro en la finca de la cantante. Te contamos los detalles.


La muerte de doña Ana ha marcado un antes y un después en las relaciones familiares dentro del clan Pantoja. El histórico cónclave familiar en Cantora y la negativa de Kiko Rivera a ir a la boda de Anabel Pantoja con Omar Sánchez han puesto en evidencia el distanciamiento entre los primos, así como el acercamiento del DJ a su madre.

Y es que aunque madre e hijo llevaban un año protagonizando una cruenta guerra mediática, lo cierto es que a raíz del fallecimiento de la matriarca, el músico parece comprender más que nunca a su progenitora. Al igual que ella, coincidía en que la fiesta nupcial de Anabel podría esperar. Por eso tomó la decisión de no regresar a la isla de La Graciosa, adonde ya se había trasladado con Irene Rosales y sus hijas para asistir a la ceremonia, y volver a casa para descansar y llorar tranquilo por la pérdida de su querida abuela.

«Kiko y su madre hablan por teléfono»

En estos momentos, Kiko solo quiere descansar después del carrusel de emociones vivida en los últimos días. Ahora más que nunca le apetece estar en casa y reflexionar sobre todo lo que ha pasado en este último año de guerra contra su progenitora. Cree que ha llegado el momento de acercar posturas. Por eso, dentro de poco tiene previsto regresar a la finca de Isabel Pantoja en Medina Sidonia para tener un encuentro con su madre… Probablemente, en esa cita estará acompañado de su mujer y de sus hijas. “No sé qué pasaría en Cantora”, ha comentado este lunes Belén Esteban en ‘Sálvame’. La colaboradora ha avanzado que “Kiko va a ir a Cantora con Irene”.

Y es que, según la de Paracuellos, íntima amiga de Anabel, la tonadillera y su hijo hijo “tienen relación” y que aunque aún no se han visto desde la noche de la cremación de doña Ana, sí se han comunicado. «Hablan por teléfono. No todos los días, pero sí que han hablado. Oye, mamá, cómo estás», ha revelado Belén.

© Montaje SEMANA.

 

No cabe duda de que la reconciliación entre Kiko y su madre está cada vez más cerca. Perder a su abuela ha sido una desgracia para todos, pero también ha sido el revulsivo necesario para hacer que las circunstancias cambiaran. También han sido favorables otros factores, como el hecho de Agustín Pantoja se mantuviera al margen del reencuentro entre ambos la noche que se despidieron de la abuela. «Estaba en un salón y allí no hubo movidas», ha contado Belén Esteban.

La madrileña, que fue la única colaboradora de ‘Sálvame’ en ir como invitada a la boda de Anabel y Omar, ha contado también que Kiko no le prohibió a Irene ir a la fiesta. «Él le dice a Irene, Irene, quédate en la boda con las niñas. E Irene le dice llorando que está bien… Estaba conmigo y con la niña y llorando habló conmigo y me dijo: ‘Belén, me ha dicho mi marido que me quede, pero me voy a hacer compañía a mi marido».