Kiko Rivera decidió en el último momento no asistir a la boda de su prima, Anabel Pantoja, debido a la muerte de su abuela.


Están siendo días de muchas emociones para Kiko Rivera y el clan Pantoja. El miércoles amanecimos con la noticia de la muerte de Doña Ana, la madre de Isabel Pantoja, a los 90 años de edad tras una larga enfermedad. Kiko Rivera, que ya se encontraba en La Graciosa a la espera de la fiesta de su boda de su prima, Anabel Pantoja, regresó a la Península para reencontrarse con su madre en Cantora. Un fuerte dolor que no pudo soportar y por el que decidió no regresar a la isla canaria para irse a la fiesta de su prima. Aún así, tuvo que seguir adelante con sus proyectos profesionales. Y es que este jueves a las 00.00 horas (de jueves a viernes en la madrugada) se estrenaba su último single, ‘Te extraño’, que en pocas horas se ha convertido en todo un éxito. 

Kiko Rivera comparte su último éxito y se lo dedica a su abuela fallecida

La nueva canción de Kiko Rivera ha llegado en un momento complicado de su vida a nivel personal. Está tan bajo de ánimo que Irene Rosales decidió también dejar La Graciosa y regresar junto a sus dos hijas, Ana y Carlota, a Sevilla para estar junto a él. Ninguno acudirá a la fiesta de la boda de Anabel, que se celebra este viernes uno de octubre. A pesar de que no son instantes fáciles, el DJ agradece muy orgulloso la gran acogida que está teniendo su nuevo trabajo.

Y es que ya lleva más de 10.000 visualizaciones en Spotify, tal y como ha compartido el propio cantante con sus seguidores. Muy emocionado, ha querido agradecer la gran acogida que ha tenido este nuevo sencillo junto a Juan Mágan y Nyno Vargas, además de dedicárselo a una persona muy especial: su abuela, Doña Ana. «Jooooder. Gracias, gracias y gracias de corazón. Esto es para ti yaya. Esto va para récord. Esto para vara la historia. Esto va para el cielo», ha dicho.

Redes sociales

El DJ. asegura estar «destrozado de cuerpo y alma»

Kiko Rivera no lo está pasando bien. A la muerte de su abuela se le suma el reencuentro con su madre y el regreso a Cantora después de un año, un mes y 27 días desde la última vez. El cantante asegura estar «con cero ganas», además de estar «destrozado de cuerpo y alma». Esto ha sido el motivo por el que decidiera no viajar a La Graciosa para estar junto a su prima. No tiene ganas de fiesta. De hecho le pidió a la colaboradora de televisión que cancelara la fiesta de su boda para hacer la celebración cuando todos estuvieran con fuerzas y ganas, y así disfrutar juntos. Finalmente, la fiesta sigue adelante pero Kiko Rivera anunció su baja. Con ello, también la de Irene Rosales que aseguró que se marchaba porque quería estar junto a él.