Kiko Matamoros ya ha regresado de sus vacaciones en Tulum con su novia, Marta López. En su primer día de trabajo, al colaborador le ha tocado enfrentarse a un repaso por los momentos más álgidos en cuanto a sentimientos se refiere de su carrera en televisión. El colaborador de televisión se ha enfrentado a las palabras que hace unos años le dedicó a su padre, de quien más de una vez se ha referido a las palizas que este le propiciaba tanto a él como a su hermano gemelo, Coto Matamoros. Ahora, revive esas palabras y esos momentos y lo hace con cierta nostalgia y rompiéndose en directo.

Kiko Matamoros
Telecinco

«Me arrepiento mucho de haber entrado en esa espiral emocional porque hice cosas que, aún sintiéndolas, con el tiempo sabes que no son justas. No son justas porque uno es hijo de su tiempo, espacio, información y formación 1ue recibe en un momento. Y yo estoy seguro de que la voluntad de mi padre estaba en hacer las cosas de la mejor manera posible, según lo que él entendía», ha comenzado diciendo al ver las mencionadas imágenes. «Hoy en día tengo una tristeza muy grande porque el dia que falleció mi padre me derrumbé», añade.

Kiko Matamoros recuerda las palabras hacia su padre: «Para mí fue terapeútico»

«Pero me derrumbé por lo que podía haber sido y no fue. Yo ya le he pedido perdón a mi padre, aunque sé que es tarde. También le pido perdón a mis hermanos nuevamente porque tengan que ver estas imágenes otra vez» ha confesado. «Para mí en ese momento era terapeútico pero con el tiempo lo que fue terapeútico fue un ejercicio de entendimiento», razona Kiko Matamoros. «Ser padre es un ejercicio muy difícil. Yo sé que el 99% de los padres ejercen de padre como mejor saben hacerlo. Mis dos abuelos eran militares y, bueno, había cierto espíritu castrense en casa», revela.

Kiko Matamoros
Telecinco

Kiko Matamoros ha desvelado que a él «lo que sí te hace eso, a mi por lo menos, me creó un alma rebelde, una necesidad de romper la norma», dice refiriéndose a algunos capítulos más problemáticos de su vida. El colaborador ha querido hacer hincapié en que él ya ha perdonado a su padre por la forma de educarle que tenía: «Él ojalá que también. Me hubiera gustado haberle querido más y que él me hubiese querido más. En cualquier caso, gracias por haberme dado la vida y muchas más cosas y todos los esfuerzos que hiciste por sacarnos adelante», dice rompiéndose.

La última vez que Kiko habló de la educación de su padre fue el pasado año en ‘Viva la vida’, donde era colaborador. Confesó la «samanta de hostias» que le daban en casa y en el colegio: «Rozaban el salvajismo». «Esto pasaba en el franquismo puro y duro, antes del desarrollismo de que los americanos compraran el país. En los colegios las agresiones y determinados tipos de abusos estaban a la orden del día», comentó Kiko por aquel entonces.