«No entiendo que tengas amistad con gente que no te quiere. Conozco mejor a mi abuela que este señor. Si ellos quieren ser amigos, me parece fenomenal. Para mí, es una persona que no quiero tener a mi lado. No me gustaría tener relación con él, principalmente no me aporta nada como persona». Con estas declaraciones dejaba clara su opinión Alejandra Rubio a su madre respecto a Kiko Hernández en ‘Sálvame Deluxe. La joven no quiere tener contacto alguno con el colaborador de televisión y tampoco se siente a gusto con que su familia lo mantenga. Por ello, llama profundamente la atención que hayan tenido una quedada en casa de María Teresa Campos. Este jueves 25 de agosto han coincidido en casa de la presentadora, ya que ella ha sido la anfitriona para una comida solo dedicada a algunos amigos. Tan solo un grupo muy reducido de íntimos se han acercado al piso que la periodista alquiló hace algún tiempo junto a su hija Terelu.

Alejandra Rubio, María Teresa Campos
Instagram

Kiko Hernández llegaba solo, cubierto de una gorra para proteger su trasplante de pelo y con ganas de reencontrarse con personas a las que él tiene mucho cariño. Entre otras con Gustavo, el hombre de confianza de María Teresa y con Belén Rodríguez, no en cambio con Alejandra, que llegaba sola y con la única compañía de su teléfono móvil. Ha sido en el interior de la vivienda, donde se han visto, una estampa sobre la que todavía no hay imágenes ni prueba gráfica del momento. Las fotos publicadas en Diez Minutos revelan la cita a la que solo unos pocos han tenido el privilegio de acudir, un encuentro que podría servir para que Kiko y Alejandra hayan acercado posturas.

María Teresa podría haber organizado esta cita para que dos personas que son muy importantes para él olviden las rencillas y puedan sentarse a conversar sin cámaras ni testigos de por medio. Su relación ha tenido continuos tiras y aflojas, siendo hace solo unos días cuando dejó claro que no aprobaba en absoluto la amistad entre su madre y el colaborador. «Si Kiko quiere a mi madre, la quiere fatal. Que la quiera de otra manera. No me parece bien que una persona que tira por tierra a mi madre, a mi tía y a mí, se vaya a comer con mi abuela. No me parece lógico», apuntó. Ahora es ella la única de su familia que no tiene relación con Kiko, al menos hasta este jueves, día en el que han coincidido en tiempo y en espacio junto a María Teresa, su nexo de unión.

Kiko Hernández plató
© Telecinco.

Además, otros rostros conocidos como Rocío Carrasco y Fidel Albiac han acudido al domicilio, situado a las afueras de Madrid. Una presencia que confirma que, a pesar de no verse tanto como antes, su relación de amistad sigue siendo muy especial con la comunicadora. ¿Habrán sido ellos quienes también han ayudado a que reine la paz entre ellos? Solo el tiempo lo dirá.

La enemistad de Kiko Hernández y Alejandra Rubio

Cabe recordar que el pasado año Alejandra Rubio hizo público su enemistad con Kiko Hernández, al que dijo no tener ningún aprecio. Esta revelación llegó tras la publicación de una foto en la que aparecía María Teresa junto a Kiko y Belén Rodríguez, imagen que generó una gran polémica en el clan Campos. Fue Alejandra la que estalló delante de las cámaras para mostrar su descontento tras escuchar a Kiko llamando ‘free potota’ a su tía, Carmen Borrego y poco profesional a Terelu. Esta situación intentó tratarla con su abuela, quien, al parecer, no conocería todo los entresijos de su enfrentamiento con Kiko Hernández. «Le dije: ‘Abuela, ¿qué haces con él?’, y me dijo: ‘Bueno, es que ha venido a comer’. Le dije que no se porta muy bien y ella me respondió que digo esas cosas porque no le conozco lo suficiente. Con lo cual, con eso sé que no ha visto nada», comentó Alejandra.