Juan Ortega se ha convertido en el centro de atención después de que tomara la decisión de dejar plantada a su novia, Carmen Otte Alba, a pocos minutos de que diera comienzo el enlace. Desde entonces, las informaciones sobre el torero y su prometido no han cesado. Y en parte es por el misterio que hay alrededor de esta no boda. Ahora, se ha desvelado dónde está el matador de toros y qué es lo que ha estado haciendo este mismo viernes, 8 de diciembre.

Juan Ortega y Carmen Otte

También te interesará

El monumental arrebato de Carmen Otte: lo que hizo tras el plantón de Juan Ortega

Juan Ortega, en el punto de mira
Los misterios de la no boda de Juan Ortega: del aplazamiento temporal a una amenaza (Foto: Gtres)

Este viernes, 8 de diciembre, Juan Ortega ha sido pillado "rezando y llorando en una iglesia", tal y como ha desvelado Kike Calleja en 'Fiesta'. Según explica el periodista, se le ha visto tan solo hace unas horas completamente "destrozado". Por otro lado, Paloma Barrientos asegura en el programa de Telecinco que el punto de inflexión del diestro con respecto a su boda llega el 17 de noviembre, el día del mano a mano con Roca Rey en Ecuador.Juan Ortega se encuentre en Checa, un pequeño pueblo de Guadalajara donde sus padres tienen una casa, refugiado del tsunami mediático que ha propiciado el plantó a su novia en el altar. Por su parte, la cardióloga se encontraría en Argentina con su hermana. Se trata del viaje de luna de miel que había contratado la pareja previamente a los hechos. Por otro lado, también se ha conocido que el diestro ha devuelto todos los regalos que le hicieron los 500 invitados pues no quería quedarse con nada para que se le cuestionara.

Juan Ortega avisó a su novia en varias ocasiones de paralizar la boda

Juan Ortega no quería casarse con Carmen Otte
Juan Ortega avisó hace meses a su novia de parar la boda: "No quería casarse y ella lo sabía" (Foto: Gtres)

Al poco de conocerse la noticia, se hizo público que Juan Ortega avisó con poco tiempo de margen a su novia de que no iba a casarse. Sin embargo, conforme van pasando las horas se ha sabido que su deseo de no pasar por el altar viene de mucho antes. Una decisión que habría compartido con su pareja meses antes. Sin embargo, ella achacó su actitud a los nervios previos al enlace. Ahora, el torero está preocupado por cómo se encuentra su novia y estaría replanteándose volver a pasar por el altar más adelante solo si su novia quiere. "Él está preocupado por cómo se encuentra ella por la dimensión que ha adquirido este asunto", aseguraba Kike Calleja hace unos días en 'Volverte a ver'. Por otro lado, Aurelio Manzano sostiene en 'Fiesta' que el matador de toros no está convencido en ningún momento de casarse pues "se da cuenta de que la boda es la que sueñan sus padres y los padres de ella, pero no la que quiere".