Isabel Pantoja ha vuelto a revivir su peor pesadilla. A pesar de que jamás quiso volver a prisión, ahora la Fiscalía Provincial de Málaga pide 3 años de prisión para ella por un delito de insolvencia punible. Ha sido este martes cuando se ha desplazado hasta la Ciudad de la Justicia, donde ha testificado y donde se ha derrumbado ante el juez. Escoltada por la Guardia Civil, la cantante ha llegado sobre las 10 de la mañana en una entrada caótica, según los presentes. Sin poder reprimir las lágrimas, la cantante ha necesitado más de cinco minutos para articular palabra en la sala, tal y como se ha conocido instantes después. «El juicio comenzaba a las 10.15 horas, el juez ha tenido que esperar porque Isabel no dejaba de llorar», han comentado los periodistas.

Ella, por su parte, ha asegurado que desconocía los hechos de los que se le acusan porque se encontraba en la cárcel y, además, ha desvelado que está sola y que solo tiene a su hermano Agustín. «Confío en mi hermano porque es la única persona que tengo», le ha dicho al juez tras preguntarle por él, unas palabras que ha pronunciado entre sollozos y después de mirar al cielo recordando a su madre, doña Ana, quien falleció hace algunos meses. Su actitud cambiaba visiblemente al explicarse sobre la supuesta venta irregular de ‘Mi Gitana’, donde se mostraba más contundente, a pesar de que la Fiscalía ratificaba su petición de tres años de cárcel.

Isabel Pantoja banquillo
© Gtres.

Pero, ¿cómo han recibido sus hijos este varapalo tan fuerte para su madre? Mientras Kiko Rivera permanece en silencio, Chabelita ha roto su silencio en ‘El programa de Ana Rosa’, donde ha roto a llorar. «Enfrentar esto otra vez tiene que ser horroroso, sobre todo porque no sale. No tiene contacto con nosotros, va al juicio y lo revive. Ha tenido que ser horroroso para ella», ha comenzado diciendo la joven, que afirmaba encontrarse en shock. «Me impresiona ver a mi madre allí (…) No entiendo que no haya unas vallas si lo hace con los criminales, sabiendo lo que pasó la última vez que se desmayó, la tiraron del pelo», ha añadido.

Tres horas más tarde Isabel Pantoja y el resto de personas que también tenían que testificar asistían al final del juicio. El motivo que ha llevado a la intérprete de ‘Marinero de luces al juzgado es que debía comparecer al ser administradora única de la sociedad Panriver56 y, además, explicarse acerca de la supuesta venta irregular de la casa en la que vivió con el que fuera alcalde de Marbella, Julián Muñoz. La Fiscalía considera que la cantante fue “cooperadora necesaria de un delito de insolvencia punible”, ya que creen que en todo momento intentó eludir el pago de una deuda. No solo se le solicita para ella tres años de prisión, también podría ser condenada a pagar 11.000 euros de multa y 110.000 euros de indemnización. Esto es lo que pide la empresa que ha demandado a su sociedad.