Irene Rosales se quedó en La Graciosa mientras que Kiko Rivera viajaba a Sevilla para reencontrarse con su familia en Cantora y despedirse de su abuela


Están siendo unas horas muy complicadas para el clan Pantoja por la muerte de Doña Ana Martín, la madre de Isabel Pantoja. A la mayoría de los familiares, la noticia le pilló por sorpresa y ya en La Graciosa, donde Anabel Pantoja celebra la fiesta de su boda este próximo uno de octubre. A pesar de que dudó, finalmente siguió con sus planes hacia adelante. Al enterarse de la noticia, tanto Kiko Rivera como Anabel y Chabelita Pantoja buscaron la manera de viajar hasta Cantora para reencontrarse con su madre y despedir a su abuela. Aunque al principio de la mañana, el DJ aseguró que no le dejaban entrar en la finca, todos juntos viajaron (Raquel Bollo también) y a la 1 de la madrugaba llegaban a Cantora. Pero, ¿qué hizo Irene Rosales mientras?

Irene Rosales da un agradable paseo por la playa junto a sus hijas

La colaboradora de televisión viajó junto a su pareja y sus dos hijas, Ana y Carlota, el martes en la noche sin imaginarse lo que iba a ocurrir. Nada más conocer la noticia y en el momento que Kiko Rivera publicó su dolor, Irene Rosales le demostró su apoyo compartiendo la publicación de su marido. A pesar de que le hubiera gustado estar junto a él en los momentos del amargo viaje a Cantora y el reencuentro con su madre más de año  y medio después, no pudo ser. Y es que por logística no tenía sentido que todos volvieran a emprender un viaje de nuevo a la Península. Por este motivo, tan solo viajó la familia cercana a la tonadillera y a la reciente fallecida.

Redes sociales

Irene Rosales se quedó en La Graciosa al cuidado de sus dos hijas, Ana y Carlota. Aunque no fue un día fácil, intentó que las niñas no supieran nada de lo que estaba pasando y estuvieran lo más entretenidas posible. Por este motivo, disfrutaron de un agradable paseo por la playa donde sus dos hijas disfrutaron de la tranquilidad del mar y de la arena de la isla canaria. Sin lugar a dudas, un día que no fue fácil para nadie, pero tampoco para Irene Rosales, que no pudo estar junto a su marido en estos momentos tan duros.

El clan Pantoja regresará a La Graciosa para la fiesta de boda de Anabel

Tanto Kiko como Anabel y Chabelita tienen previsto regresar este jueves de nuevo a la isla La Graciosa. Como hemos dicho anteriormente, los planes de la fiesta de la boda siguen adelante y deberán coger un vuelo este mismo día para estar preparados para la gran fiesta. Deberán coger un vuelo desde Sevilla a Lanzarote y posteriormente un ferry que les lleve a la isla donde tendrá lugar la fiesta. Todos estarán esperando a los que se marcharon para estar juntos en estos momentos tan complicados.