Analizamos qué es lo que Kiko Rivera le reclama a su madre, Isabel Pantoja, en lo que respecta a la herencia de su padre, Paquirri.


El enfrentamiento de Kiko Rivera e Isabel Pantoja está lejos de diluirse. No solo chocan como madre e hijo, también con lo que tiene que ver con su economía. El DJ tiene deudas y su deseo es el de hacer frente a todas ellas, sin embargo, no tiene liquidez para afrontarlas, por lo que quiere vender propiedades en las que él tiene un alto porcentaje. En concreto, la finca Cantora, situada en Medina Sidonia (Cádiz), y en la que actualmente vive la tonadillera junto a su madre, doña Ana. Una casa llena de recuerdos que en su día el testamento de Paquirri dividió de esta manera: un 49 % para Kiko Rivera y un 51 para su madre. Esa disposición de la herencia, provoca que el músico no pueda vender la propiedad, por lo que debe llegar a un acuerdo con su madre si quiere que se ponga en venta.

Propiedad de unas 370 hectáreas y una casa principal en la que vive Isabel Pantoja y cuya dimensión supera los 1000 metros cuadrados. Entre sus muros precisamente se guardan parte de los objetos personales de Paquirri entre los que destacan seis trajes de torero, capotes de paseo entre los que hay uno de oro y varios enseres que eran muy especial para él. Todo ello Kiko Rivera querría heredarlo, sin embargo, Isabel Pantoja podría haberse negado a ello, según ha revelado Gema López en ‘Sálvame‘. «Le dijo ‘si vendemos Cantora, me gustaría tener algunos de los objetos de mi padre’ e Isabel Pantoja le dice que no», ha asegurado.

© Montaje SEMANA.

Estos objetos precisamente son los que en numerosas ocasiones han pedido públicamente y de manera privada tanto Cayetano Rivera como su hermano Francisco. Tanto es así que incluso se llegaron a enfrentar con su propio hermano, Kiko Rivera, quien en un primer momento pareció posicionarse a favor de su madre. Meses más tarde el DJ se distancia cada vez más de la cantante, siendo otras las fincas las que ahora vuelven a la palestra mediática. Cabe recordar que hace algún tiempo se llegó a enumerar varias fincas, las cuales no habían sido repartidas y, al parecer, seguían constando a nombre del fallecido Paquirri.

Aunque una de ellas era sencilla y apenas parecía tener importancia, otra era urbanizable, lo que sin duda disparaba las cifras en el caso de que se ejecutara su venta. Están también en Medina Sidonia, no obstante, se desconoce quiénes serán sus dueños en el futuro y cómo se repartirá este patrimonio. En el pasado la herencia se repartió de esta manera: ‘Cantora’ para Isabel Pantoja y su hijo Rivera, ‘Los Rosales’ iban a parar a los Rivera Ordoñez, Francisco y Cayetano y ‘El Robledo’ para sus hermanos y padre.

Otra operación inmobiliaria, motivo de discordia

Mientras Kiko Rivera tenía embargado un loft en San Sebastián de los Reyes debido a sus problemas con Hacienda con una deuda que ascendía a más de 200.000 euros, su madre trató de ayudarle. Un piso que en su momento, Kiko intentó vender para solventar sus problemas económicos, pero que su madre le convenció para que no lo hiciera. De hecho, un comentario referente a este piso por parte de la tonadillera habría molestado mucho a Kiko Rivera.

© Telecinco.

“Llamé a mi madre y le digo: «mamá tendría un posible comprador. Lo que pasa es que no me da todo lo que pido, pero al menos me quito las letras del piso y es una cosa menos». Mi madre dice «no, me lo quedo yo y yo en vez comprártelo, te pago la letra y es como si lo tuvieras alquilado». Digo, «vale». Y ahora me dice que me está pagando el piso”, ha confesado Kiko Rivera en una de sus últimas llamadas a Telecinco.

A pesar del difícil momento que el clan Pantoja está viviendo, Kiko Rivera se muestra positivo en lo que respecta a su futuro. «En este momento de mi vida estoy buscando hacer exclusivamente cosas que me hagan feliz. El momento es ahora. Ese es mi Lema. Os quiero familia», ha escrito en su Instagram.