¿A dónde fue a parar el exclusivo Cartier del torero? Según Teresa Rivera lo tiene Agustín Pantoja. Las fotos del archivo de SEMANA muestran que el hermano de la tonadillera lo llevó tras su muerte.


Las vueltas que da la vida… y también los objetos personales de Paquirri. 36 años han pasado ya desde que perdió la vida en la plaza de toros de Pozoblanco y aún sigue siendo noticia lo que sucedió y a dónde fueron a parar sus pertenencias. Objetos, algunos, de gran valor sentimental y que llevan años reclamando en los juzgados sus hijos Fran y Cayetano, como capotes de brega, trajes de luces, muletas, fotografías… Pero también hay cosas de gran valor económico. Es el caso de uno de los relojes favoritos del torero, quien en vida solía lucir un reloj Cartier y que, poco después de su muerte, luciría Agustín Pantoja. ¿Era ese el deseo del diestro? ¿Realmente quería que fuese su cuñado, en vez de alguno de sus hijos o sus hermanos, quien llevase su lujoso cronómetro? Sus herederos lo tienen claro: según ellos, debería estar en posesión del clan Rivera.

SEMANA

Teresa Rivera, hermana de Paquirri, ha asegurado que apenas unas horas después de perder la vida Paquirri, la tonadillera decidía entregarle uno de los relojes de su marido a su hermano y mánager. Sus palabras no faltan en absoluto a la verdad. Rebuscando en el archivo de SEMANA hemos dado con las fotografías que así lo corroboran: Agustín pronto se hizo con esta valiosa pertenencia del torero más mítico de la década de los 80. Y así lo inmortalizaron las páginas de esta revista hace casi 40 décadas atrás.

SEMANA

Las fotografías no dejan lugar a dudas. En el funeral de Paquirri, celebrado el 28 de septiembre de 1984 (dos días después de ser mortalmente cogido por el astado ‘Avispado‘), se ve cómo Agustín Pantoja arropa a su hermana, rota de dolor. En su muñeca izquierda porta el Cartier de Paquirri con el que tantas veces posó para la prensa y que paseó numerosa veces ante los medios de comunicación.

Pero el entierro de Paquirri no fue la única ocasión en la que Agustín Pantoja exhibiría el reloj del matador. Durante años lo llevó en incontables ocasiones, siempre ante la mirada del público y de las cámaras que lo retrataron tan preciado recuerdo de su cuñado.

SEMANA

A día de hoy, la gran cuestión en el entorno de los Rivera es: ¿Qué sucedió con aquel reloj? ¿A dónde fue a parar el Cartier de Paquirri? ¿Sigue en manos de Agustín o desapareció de la faz de la Tierra tras el supuesto robo en Cantora? Carmina Ordóñez, madre de Fran y Cayetano Rivera, llevó a juicio a la cantante para reclamarle las pertenencias de Paquirri que correspondían a sus hijos. Carmina ganó el contencioso, pero Isabel Pantoja denunció un robo en su finca un día después de que un juez sentenciase que debía entregar los objetos personales de su marido a sus hijos mayores. Un robo que Kiko Rivera desmontó la última vez que se sentó en un plató de televisión. Durante su entrevista en ‘Cantora: la herencia envenenada’, el músico relataba, indignado, que la noche del 2 de agosto de 2020 descubrió las pertenencias de su padre en la habitación secreta de Cantora. Él siempre creyó que casi todos sus recuerdos se perdieron tras el robo, pero al ver la escena se quedó «en shock». Su reacción inmediata fue decírselo «inmediatamente a sus hermanos». Su madre, por su parte, «seguía en su historia, decía que le habían robado».

Los acontecimientos que ha puesto sobre el tapete Kiko Rivera hacen despertar las alarmas. Quizás el Cartier nunca fuera sustraído y siga en manos de Agustín Pantoja. Teresa Rivero ha afirmado, segura, que al representante de la coplera se le ha visto lucirlo en otras muchas ocasiones.

@riverakiko

Ahora que el legado de Paquirri vuelve a estar en la palestra, cabe recordar los objetos que reclaman Fran y Cayetano Rivera a Isabel Pantoja. Entre los que tienen mayo valor sentimental se encuentran pertenencias muy concretas: tres espadas, un descabello, dos capotes sin estrenar, 22 capotes usados, una montera con funda de piel, nueve muletas, un capote de paseo de grana y oro con figura de Cristo, otro capote negro y oro sin imagen, un capote azul y oro sin imagen, ocho vestidos usados, cuatro vestidos sin estrenar, una capilla portátil que Paquirri utilizaba cuando se vestía en los hoteles y el famoso fundón de piel con el nombre del torero.

A lo que usó en vida el torero para la lidia se suman piezas de su valioso joyero que estos días también vuelven a ser noticia: 5 relojes de firmas exclusivas, dos pendientes de esmeraldas y brillantes, una alianza de esmeraldas y brillantes a juego con los pendientes, dos broches de oro, dos pulseras de oro y un cordón de plata. Y sigue sin aclararse aún si este inventario se repartió siguiendo las últimas voluntades de Paquirri.