Adara se entrega al amor sin miramientos, pero también al desamor cuando rompe con sus parejas. Lo que dice de ellos siempre sigue la misma línea, destacando sobre todo problemas sexuales de sus novios. ¿Teme Rodri que esto le pase a él? Así responde él a esta pregunta


Son muchos los que opinan que Adara Molinero no cambia de estrategia en cuestiones del amor, pero quizá más evidente es su forma de actuar cuando llega el desamor. Esa doble cara de la moneda mantienen a la estrella de los realities en un ciclo constante, entrando en una relación con toda la ilusión del mundo, para salir de otra, que luego termina para comenzar otra y así hasta el día de hoy, donde Rodrigo Fuertes, Rodri para el mundo, parece ser el definitivo. Al menos sí el último.

Adara y Rodri compartieron experiencia en ‘Gran Hermano 17’. Desde el minuto uno hubo un tonteo entre ambos, pero Rodri acabó con Bea Retamal y Adara con Pol Badía. Sus respectivas vidas amorosas han dado varios bandazos, hasta que el destino les ha vuelto a colocar en el mismo camino, que ahora recorren juntos y enamorado. Sin embargo, la duda está ahí. No sabemos si tanto para Rodri como para sus seguidores, pero ya se está planteando la posibilidad de que Adara vuelva a actuar con Rodri como ha hecho con sus exparejas, a las que no deja nada bien parados una vez que el amor se esfuma y entra en juego el rencor y los reproches.

En su día, Pol Badía era el ser más maravilloso del mundo, pero su tonteo con otros chicos hizo que Adara huyese de esa relación muy dolida. Ahí se entendió que tuviese muchos reproches hacia su ex, por el daño que le había provocado. No obstante, volvió a repetirse el mismo patrón con la entrada en escena de Hugo Sierra. El padre de su hijo volvía a convertirse en el hombre perfecto, el padre perfecto y el amante perfecto en el vídeo de presentación de su entrada a ‘GH Vip 7’. Después llegó el desamor, Adara comenzó a sentir cosas por Gianmarco y Hugo pasó a ser dueño de cualidades que a Adara no le gustaban nada, incluido su descontento en el terreno sexual.

Su salvador era Gianmarco, de nuevo un chico perfecto hecho a su medida. Dos meses después, la perfección dio paso a definirle como “ridículo” o “mal amante”, desgranando los detalles de su falta de precisión o rendimiento en los juegos de alcoba. Ahora ha llegado Rodri a la vida de Adara y, por supuesto, como está enamorada, este nuevo chico es perfecto en todo. ¿Cuánto durará? ¿Teme Rodri formar parte de los peores exnovios de Adara? Vea el vídeo, porque desde ‘Europa Press’ le preguntan sobre todo esto: