La colaboradora eligió para la ocasión un vestido vaporoso ‘print animal’, un ‘look’ salvaje fiel a su estilo.


Rosa Benito ha regresado a Chipiona. La colaboradora de ‘Ya es mediodía’ disfrutaba de unos relajados días junto a sus hijos y nietos en la localidad gaditana. La familia se ha reencontrado con motivo de la primera comunión de Daniela, la hijastra de Salvador Mohedano. No faltaba tampoco Rosario Mohedano que acudía junto a sus tres hijos. Muy elegantes para la ocasión, ha destacado la ausencia de Amador Mohedano de quien Rosa se separó en 2013.

La celebración ha tenido lugar en pleno mes de agosto debido a la crisis sanitaria. La familia posaba a las puertas de la iglesia muy unida dispuesta a vivir una especial jornada. Rosa, que ejerció de orgullosa abuela, eligió para la ocasión un vestido vaporoso ‘print animal’, un ‘look’ salvaje fiel a su estilo. Mientras que su hija, Rosario Mohedano, optó por un diseño de lunares con mangas abullonadas, corte en la cintura y volantes que combinó con un un bolso circular de fibras naturales y unas cuñas negras. Esta acudió junto a sus tres pequeños, Antonio, Alejandra y Andrés.

La ausencia de Amador

La celebración también estuvo marcada por un mes de agosto totalmente atípico y los invitados se dejaron ver con la obligatoria mascarilla. Eso sí, llamó la atención la ausencia de Amador Mohedano. Rosa ha compartido vía redes algunos momentos en los que se deshace en halagos hacia uno de sus nietos. «Uno de los hombres de mi vida… mi Mohe… mi primer nieto, contigo conocí la experiencia de nuevas emociones cuando te oí por primera vez decirme… YAYA».

La protagonista de la jornada, Daniela, lució un bonito vestido blanco con detalles florales en la cintura a juego con su mascarilla. La pequeña es la hija de Ana, la pareja de Salvador Mohedano. Ana y Salvador tienen, además, un hijo en común, Aitor, que el pasado mes de junio cumplía su primer añito. Cabe recordar que Rosa es madre de cuatro hijos, fruto de su matrimonio con Amador Mohedano, los gemelos Chayo y Fernando, Salvador y Amador. La pareja emprendía caminos separados hace siete años después de más de treinta años como marido y mujer.

La familia es, sin duda, el principal motor en la vida de Rosa Benito. Su perfil de Instagram es prueba de ello donde comparte habitualmente reuniones con los suyos, comidas familiares y bonitas estampas con sus hijos: «Mi vida sin ellos no tendría sentido!! Ellos son mi mundo!!!», señalaba recientemente. Asimismo, presume orgullosa de su faceta de abuela y es que sus nietos son su auténtica debilidad con quienes la vemos protagonizando sus imágenes más tiernas: «Ellos son mi vida. Ellos son mi ilusión. Ellos son mis amores. Ellos son todo para mí!», reconoce.