Lely Céspedes tiene claro que por sus hijos hará cualquier cosa, incluso llevar a Ernesto Neyra, su expareja, a prisión como así ha conseguido. Eso sí, anuncia que esto es solo el principio


Ernesto Neyra continúa ingresado en una prisión de Huelva a la espera de que se agilice el papeleo que podría devolverle la libertad. Sin embargo, su abogado explicaba este miércoles que será complicado que salga antes de tiempo y que lo más probable es que deba cumplir la condena completa por no hacerse cargo de los gastos de manutención de sus tres hijos que un juez le fijó. Una responsabilidad como padre que ha descuidado hasta el punto en que su expareja, Lely Céspedes, se ha visto obligada a solicitar amparo de la justicia al no saber cómo sacar adelante a sus hijos sin la ayuda de su progenitor.

Ahora bien, el abogado de Ernesto Neyra ya destacaba que en el proceso se han pasado por alto algunos errores de forma y supuestas contradicciones en el discurso mantenido por Lely Céspedes. Un planteamiento equívoco para el letrado que analizó al detalle y puedes ver en el siguiente link. Ahora, es la exmodelo la que ha decidido volver a romper su silencio para dejar claro que no tiene miedo a las consecuencias de sus revelaciones.

Lely Céspedes tiene claro que “saco las uñas por mi familia” y con ello vuelve a lanzare pullas hacia su expareja, al considerar que no ha pagado la manutención de sus hijo no porque no pudiese afrontar la mensualidad, sino porque tenía otras supuestas prioridades: “Yo si no puedo no me voy de vacaciones, no lleno la piscina, no vivo en una casa de mil metros cuadrados”, mantiene. Ella tiene claro que nadie le va a callar su verdad, aunque la otra parte tenga la suya propia y estén enfrentadas. Así se defiende, a la vez que anuncia que aún se guarda varios ases en la manga por si ve conveniente tener que usarlos siempre mirando por el devenir de sus tres hijos.