Estela Grande es dueña de un cuerpo de infarto, pero eso no quita que deba relajarse. Nos hemos colado en su clase de entrenamiento en El Retiro de Madrid, donde entrena con la ayuda de su apuesto entrenador personal


Estela Grande ha decidido no rendirse tras su separación de Diego Matamoros. No está dispuesta a renunciar al amor, a pesar de que su gran apuesta se haya ido al traste. Su exmarido ha caído en los brazos de una nueva mujer, Carla Barber, y parece que la fortuna les sonríe. Ella está comenzando a conocer a un joven apuesto que milita como futbolista en las filas del Getafe. Ella prefiere no hablar de noviazgo aún, es pronto, pero cada vez son más constantes las interacciones entre ellos en las redes sociales e incluso ya han comenzado a salir las primeras fotografías de la pareja compartiendo ocio y diversión juntos.

Ante tanto trajín amoroso, Estela Grande ha encontrado la necesidad de echar el freno y pisar con seguridad el suelo. Y qué mejor manera para conseguirlo que con una intensa jornada de deporte y ejercicio al aire libre para quemar los problemas, activar el organismo, estimular las endorfinas y, de paso, ponerse en forma para continuar luciendo tipazo ahora que llegan las vacaciones. La modelo lo hace en el parque de El Retiro de Madrid con la inestimable ayuda de su entrenador personal, quien sigue con detalle su evolución y se asegura de que Estela Grande no flaquee y haga una flexión de menos. Vea el vídeo de ‘Europa Press’ en el que la modelo suda la gota gorda mientras machaca su cuerpo con su entrenador personal.