Un día después de someterse a las pruebas de ADN que certificarían si Alexis Ledgard es o no su hijo, el humorista se ha trasladado a Málaga para asistir al homenaje a Chiquito de la Calzada.


Un día después de someterse a la prueba de ADN que demostraría si es padre de Alexis Ledgard, Bigote Arrocet se ha trasladado a Málaga. Allí tiene previsto asistir a la gala homenaje a Chiquito de la Calzada que se celebrará el 18 de febrero en el Teatro Cervantes de la ciudad.

En Málaga para ir al homenaje a Chiquito

El lunes 17 de febrero, Edmundo Arrocet hizo algo que nadie imaginaba. El chileno acudía al Instituto Nacional de Toxicología de Las Rozas, en Madrid, donde debía someterse a una prueba de paternidad que certificase que Alexis Ledgard es su hijo legalmente. En un principio estaba citado para el pasado 13 de enero pero, según él mismo ha revelado, «no me llegó ninguna notificación entonces». Finalmente «ha ido a hacerse las pruebas, aunque no había ninguna esperanza de que así fuera», ha indicado a SEMANA su abogado de Alexis, Fernando Osuna. Ledgard reclama ser reconocido ante la ley como hijo legítimo del humorista, que nunca ha negado ser su padre y ha hablado de él como «su hijo».

De su inesperada visita al centro tendremos nuevas noticias dentro de unos 20 o 25 días, cuando se conozcan los resultados de las pruebas. Hasta entonces, el chileno-argentino está dispuesto a seguir adelante con sus planes. En especial, los que tienen que ver con su trabajo. Uno de ellos, y que lleva tiempo planificando, es el tributo a Chiquito que organiza la Asociación de Humoristas de España (ASHUMES), de la que él es Vicepresidente.