El pasado 6 de marzo, la colaboradora tomaba posesión de la vivienda de Toño Sanchís. Por la noche asistía al concierto de Isabel Pantoja en Madrid. Allí lanzó una clara misiva...


El viernes 6 de marzo de 2020 ha quedado grabado a fuego en la biografía de Belén Esteban. Ese día, la colaboradora hacía realidad uno de los objetivos que llevaba años persiguiendo: tomar posesión de la casa de Toño Sanchís. Un chalet en Villanueva del Pardillo que la colaboradora adquirió en subasta pública en abril de 2019 y con el que podrá hacer frente a las deudas contraídas a causa de las irregularidades en la gestión de su exmánager.

La felicidad de Belén tras ganar la batalla a Toño Sanchís

Belén Esteban

Ese 6 de marzo fue una fecha señalada para Belén. Un día intenso, sin duda alguna. A primera hora de la mañana se producía el desahucio de la residencia de Sanchís, y personas de su entorno pudieron acceder a la residencia. Allí encontraron que el interior de la casa estaba en mal estado, «muy sucia y con múltiples destrozos». Una situación bastante deplorable en lo que a higiene se refiere.

Apenas unas horas después, la ‘princesa del pueblo’ restaba importancia a la suciedad con la que su exrepresentante había abandonado el domicilio. «La casa no está bien, pero no pasa nada. La casa se arregla y se quitan las cacas del perro», decía en ‘Sálvame’. Y es que lo verdaderamente importante para la madrileña ha sido ganar una batalla que llevaba largos meses librando.