El exministro ha confesado que teme morir solo en su casa de Albacete, donde está pasando la cuarentena.


José Bono, exministro de Defensa y ex presidente del Congreso de los Diputados, ha confesado en ‘Sálvame’ cómo está sobrellevando la cuarentena. Desde su casa de Albacete, el expolítico socialista ha revelado que teme contraer la enfermedad estando solo.

José Bono está aislado en su domicilio, «deseando que acabe esta pesadilla». También está «siguiendo las indicaciones que nos dan las autoridades sanitarias y sabiendo que cada día más es un día menos. A medida que pasan los días el miedo disminuye. En mi caso pertenezco de alguna manera a un grupo de mayor riesgo. Voy a cumplir 70 años en el mes de diciembre y tengo una insuficiencia coronaria, por lo que el médico me aconsejó que me aislase».

En su entrevista con Jorge Javier Vázquez, José Bono ha admitido que a medida que pasan los días y comprueba que no está contagiado «ese miedo disminuye, pero el miedo y la consternación no. Hay mañanas que me levanto y pienso: ¿Pero esto es una pesadilla o esto es real? Si me hubieran dicho que esto iba a pasar hubiera pensado que era una película».

«Mi grado de tristeza crece»

Su estado de ánimo es bueno, porque intenta estar activo todo el día. A pesar de ello no puede evitar pensar en las víctimas. «Mi grado de tristeza crece, porque se van amigos. La cifra de personas que han fallecido es algo que te conmueve». Y es que son muchos los políticos de primera línea que han caído enfermos: desde la ministra de Igualdad, Irene Montero, la ex Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y su marido, la actual presidenta de dicha región, Isabel Díaz-Ayuso, o el líder de Voz, Santiago Abascal, entre otros.

Tras dos semanas de confinamiento, Bono ha decidido dejar de ver los informativos de televisión. «No sé si es políticamente oportuno. No veo los telediarios. Dejé de verlos cuando vi que un informativo sacaba como segunda noticia que un grupo de camiones en la ciudad italiana de Bérgamo transportaban cadáveres hacia otras ciudades». Según ha explicado, no consideró oportuna la noticia cuando España aún se encontraba en los primeros días de crisis del COVID-19. «Tengo el derecho a no verlo. Prefiero informarme del modo menos truculento posible», ha zanjado.

Ahora que permanece en su domicilio «prefiero estar en esta situación medianamente tranquilo y soportarla». Como ex líder político, ha explicado: «Siempre he votado al PSOE, pero en este momento me interesa mucho más la vida que la política y en este momento deseo que se arregle. Nadie se puede poner una medalla a costa del coronavirus».

A gusto con su soltería: «Tengo 70 años y la cabeza me rige medianamente bien»

Su mayor temor es «perder la vida como causa del virus estando solo. El miedo se convierte en preocupación. Tengo miedo a perder la vida estando solo. Todos somos muy frágiles, las derechas, las izquierdas, los hombres, las mujeres… Nos necesitamos», añadía. «Espero que cuando la vida plena regrese seamos mejores y nos ayudemos y estemos más juntos».

José Bono procura mantenerse ocupado para no pensar en la crisis que está acechando al país. «Me levanto temprano, sobre las siete de la mañana. Ahora ha cambiado la hora y tengo un poco de disfunción. Ventilo mi dormitorio, hago la cama. Y como tengo tiempo, paso el aspirador, desayuno cereales, los dejo en remojo el día anterior. Friego los cacharros, me pongo en el ordenador y hago algo que me hace olvidar… Tengo 57.000 fotografías de mi época de Ministro y las voy a colgar, datándolas con las personas que están y ahora estoy haciendo una selección de esas fotografías. También se las mando a mis amigos por WhatsApp. Estoy ordenando fotos», ha confesado en el programa de Telecinco.

Solo hay una tarea doméstica que se le resiste. «Hay una cosa que no he hecho nunca. Lo reconozco. Nunca he puesto la lavadora y he tenido que aprender a hacerlo. Es algo que me ha costado esfuerzo. Una segunda cosa que aún no he aprendido es a planchar. Llamo por teléfono a algún amigo o amiga que es especialista, o a mi hija Amelia, y le pregunto: ‘Hija, ¿cómo se plancha?».

Jorge Javier quiso saber si el expolítico socialista tiene pareja en la actualidad. «Estoy divorciado, tengo cuatro hijos, sin compromiso. Aunque estoy soltero, tengo 70 años la cabeza me rige medianamente bien», respondía.

Al castellano-manchego le preocupa «cómo será la vida de una mujer que sufra maltrato o una familia donde no se lleven bien y estén en poquito espacio aguantando todo el día. Esto me hace pensar mucho». También tiene muy presentes a los líderes políticos que gestionan esta crisis. «No tengo ningún reproche ni ninguna crítica que hacer, pero yo que he sido gobernante pienso en lo que estarán pasando estas criaturas. Ojalá pudieran estar juntos».

Por último, Bono detallado que la boda de su hijo José con Aitor Gómez no se ha cancelado, de momento. «Tenían la boda para junio, pero no han tomado ninguna decisión. Mi hijo es un tipo encantador, muy bondadoso, muy encantador. La preocupación que tiene no es la boda. Tenemos una empresa que se dedica al pupilaje del caballo y tenemos 72 caballos. Mi hijo se va a la hípica con los mozos que tenemos. Imagina lo que es atender a 72 caballos entre tres personas».