Desde la «Panto caseta», la sobrina de Isabel Pantoja ha disfrutado de un arranque de feria muy distinto.


Este año la Feria de Abril se ha trasladado al interior de los hogares de los sevillanos. Muchos de ellos han lamentado no poder juntarse en las casetas, compartir bailes, vestirse de lunares y brindar entre amigos. Anabel Pantoja echaba la vista atrás y se ponía nostálgica: «Ahora pagaba lo que no tenía por estar ahí rodeada de los míos sudando cantando afónica y volviendo a casa con los tobillos hinchados y llenos de tierra…«. Por ello, ha decidido celebrar su particular fiesta. ¡Qué tiemblen los organizadores de festejos populares!

Buena música, bebida, comida y la mejor compañía… la sobrina de Isabel Pantoja contaba con todos los ingredientes para vivir la feria en su hogar y ha querido cumplir con todos los detalles. Una improvisada fiesta en la que la tradicional caseta se ha convertido en Panto-caseta, donde abundaba el aperitivo, se brindaba con rebujito y los geranios asomaban por la ventana. Y por supuesto, no ha estado sola, le ha acompañado su prometido, Omar Sánchez, pero también muchos amigos que la seguían en redes y con quienes quedó en directo para disfrutar de una velada que quedará para el recuerdo.

Desde la «Panto caseta»

Se ha atrevido a dar los máximo de sí misma y disfrutar de una hilarante, atípica y peculiar Feria de Abril. No han faltado las canciones en homenaje a su tía y micrófono en mano -utilizaba el mando del televisor- ha deleitado a su séquito de fans cantando por bulerías. En la Panto-caseta han sonado temas clásicos como ‘Los del Río’ entonando ‘Sevilla tiene un color especial’, y uno de los momentos más destacado ha tenido lugar cuando ha emulado a su tía con la canción ‘Se me enamora el alma’. Ha demostrado todo su arte no solo cantando de forma apasionada, también bailando con su pareja, quien muy elegante con un impecable traje azul marino y camisa blanca, ha disfrutado de la velada.

Antes de preparar la fiesta, Anabel bromeaba con que no sabía si iba a llegar a la noche, ya que ella ya había empezado a disfrutar de la velada. Además, invitaba a todos los sevillanos, también a aquellos a quienes les encanta la Feria de Abril, a conectarse a su red para seguir este inusual arranque de feria, la tradicional se ha visto, inevitablemente, pospuesta por el Estado de Alarma en el que se encuentra sumido el país por la crisis sanitaria del coronavirus. No ha faltado su buena amiga y excompañera de piso, Susana Molina, de la ‘Isla de las tentaciones’, con quien cantaba, reía y se emocionaba por completo.