La presentadora se ha lanzado a la calle durante una soleada jornada otoñal para ver la ciudad desde otra perspectiva.


Ana Rosa Quintana es una mujer incombustible, siempre atenta a la actualidad. Sin embargo, cuando el viernes echa el cierra a la semana laboral en los estudios de Telecinco, busca desconectar, evadirse de la intensa semana y relajarse con planes en familia. Esta vez, ha querido hacer partícipes a todos sus seguidores de una divertida jornada de domingo en la que ha aprovechado para dar un paseo en bici por la capital.

Instagram

Ella misma era la encargada de compartir esta bonita imagen circulando por una céntrica calle de la ciudad a través de sus redes sociales. Vestida con ropa muy cómoda, la hemos visto con zapatillas, anorak y la obligatoria mascarilla. No llevaba su propia bici sino que había optado por alquilar una eléctrica. Muchos han sido los seguidores que han reaccionado a esta publicación, entre ellos, algunos rostros conocidos como Màxim Huerta que atendía a decir: «Y viva Madrid!».

La presentadora tiene cuenta de Instagram desde 2016, pero no son habituales sus actualizaciones en redes. Su anterior ‘post’ data del pasado 15 de marzo, en pleno estado de alarma, con motivo de un vídeo en el que participaba abogando por el «yo me quedo en casa». Siempre activa y enérgica, este domingo nos sorprendía publicando esta jornada otoñal en la que ha aprovechado para lanzarse a la calle y ver la ciudad sobre ruedas. Además el sol acompañaba y unas excelentes temperaturas para el mes de octubre.

Telecinco

El pasado 7 de septiembre, la periodista regresó al trabajo después de vivir un verano totalmente atípico marcado por la crisis sanitaria del coronavirus. Como es habitual, volvió a elegir Sotogrande para desconectar durante unos días, concretamente en la urbanización  San Roque, donde estuvo acompañada de su marido, Juan Muñoz, con quien se casó en 2004, y los mellizos, Juan y Jaime.

Al pie del cañón

La comunicadora continúa inmersa en la 17º temporada de ‘El programa de Ana Rosa’. La anterior fue, sin duda, la más complicada de su vida en la que no paró de trabajar a pesar del tiempo de confinamiento. Cuando se despidió de la audiencia el 26 de junio, no pudo más que emocionarse en directo y reconocer que había sido muy complicado informar sobre la pandemia: «Hoy llegamos al final de temporada, la más difícil sin duda, la que más nos ha exigido a la gente que hacemos este programa y fundamentalmente a la que más ha exigido a la sociedad española en su conjunto. Solo espero que hayamos podido estar a la altura. Muchas gracias por dejarnos hacerles compañía, por informales, por intentar entretenerles… Yo solo puedo decir una cosa. Estoy tan orgullosa de mi equipo», concluía.