Después de un año separados, el cantante y su ex han roto la cordialidad entre ellos. Su proceso de divorcio se ha convertido ya en una cruda batalla judicial.


Ya ha pasado un año desde que Alejandro Sanz y Raquel Perera anunciaran a través de sus respectivas cuentas de Instagram que ponían fin su relación. Entonces utilizaban el mismo mensaje para expresar públicamente que rompían de manera amistosa, porque «nuestra familia está por encima de cualquier cosa». Tras más de una década juntos y dos hijos en común, tenían claro que deseaban terminar cordialmente. “Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será. Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos», decían.

En todo este tiempo, al menos en apariencia, reinaba la calma y la armonía entre el cantante y la madre de sus hijos pequeños. Todo parecía ir sobre ruedas. En sus respectivos perfiles sociales no ha habido rastro alguno de rencillas o rencores entre ellos. Lo suyo parecía ser una separación ejemplar. Reinaba el buen rollo entre ellos. Cada uno había tomado un rumbo distinto, pero lo cierto es que en el ambiente no reinaba tanta paz ni tanto amor como se intuía.

Raquel Perera le pide 40.000 euros al mes a Alejandro Sanz para criar a sus hijos

Raquel Perera y Alejandro Sanz se enfrentan a un complicado proceso de divorcio

«Tienes que cambiar tu forma de actuar», señala Raquel en sus redes

El pasado 10 de abril, en pleno confinamiento, Raquel Perera compartía en sus redes una reflexión que hoy cobra más sentido que nunca. «Pagando durísimas penitencias», escribía, junto a una imagen que contenía el siguiente mensaje: «Tus acciones han producido los resultados que ves en tu vida en este momento. Si esos resultados no te gustan tienes que cambiar tu forma de actuar». Curiosamente su post coincidía con un cambio radical de postura en la manera en la que ha afrontado su separación de Alejandro hasta la fecha. Y es que ese mismo mes, Alejandro, asesorado por un prestigioso bufete de abogados, iniciaba los trámites de divorcio en los juzgados de Pozuelo de Alarcón. Las condiciones que proponía a la empresaria no son las que ella considera justas para ella y para sus hijos.

El ataque de nostalgia de Alejandro Sanz: Su recuerdo más especial

La ex de Alejandro Sanz teme que «dilapide» su patrimonio

Así, Raquel ha respondido de manera contundente. Pero no lo ha hecho en los tribunales de nuestro país, sino en los de Miami, que es donde quiere que tenga lugar el proceso judicial. Y una de las primeras cosas que solicitaba al juez era protección legal temporal y que congelara las cuentas del cantante. Teme que el artista «dilapide» su patrimonio antes de que el divorcio se haga efectivo. Pero, ¿qué la lleva a pensar que Alejandro Sanz tirará por la ventana su patrimonio antes de llegar a un acuerdo de divorcio? ¿Sospecha que el intérprete va a descapitalizarse? Lo cierto es que en su escrito ha dejado muy claro que desea garantizar el futuro de sus hijos ante la posibilidad de que Sanz malgaste todo lo que tiene.