La diseñadora ha hablado en ‘El Hormiguero 3.0’ de su relación con Luis Gasset, con quien ha vivido «un momento mágico» en el terreno personal.


Ágatha Ruiz de la Prada ha visitado ‘El Hormiguero 3.0’ para promocionar sus mascarillas solidarias. Un proyecto que surgía durante la cuarentena. «A los dos días ya me estaba llamando todo el mundo para decirme que hiciera mascarillas. Los primeros días pensé que lo importante era separarse y dejar a los sanitarios trabajar porque no estaba el horno para bollos. Imagínate que hago una mascarilla con la tela que no es y alguien se pone malo. Cuando ya esté todo controlado entonces sí. Se habló mucho de este tema. He tenido la suerte que una cadena de gran distribución me llamó para hacer mascarillas benéficas y súper baratas. Por 3’99 euros compras dos mascarillas», contaba. «En mi vida he tenido éxito con muchos productos, pero con las mascarillas… Ha salido en todas partes. Ha sido un éxito entre ellos y yo».

La diseñadora ha confesado que llevar mascarillas hace que sea mucho más «romántico» pasear por la ciudad y que uno de sus hobbies es adivinar qué rostros o qué gestos se esconden detrás de esta mascarilla, que ya forma parte de nuestro ‘outfit’ debido a la pandemia del coronavirus. Aprovechando que hablaba de amor, Pablo Motos le ha preguntado por su nueva pareja, Luis Gasset, con quien está muy ilusionada.

«En la parte personal ha sido un momento mágico»

Al hablar de su actual pareja, la diseñadora ha revelado que le gustó nada más conocerlo: «Me había gustado éste». Lo cierto es que «entre las mascarillas y lo otro (haciendo referencia a Gasset)» ha estado muy entretenida. Hubo un momento en que temió por el futuro de sus empleados. «En la parte personal ha sido un momento mágico, pero en el empresaria pensé que esto se nos iba a ir, que mi carrera había acabado. Tengo 32 sueldos a mi cargo y mi miedo, más que por ellos, era por el resto: talleres, distribuidores».

Luis Gasset «ha estado a punto de morirse»

Por suerte, en el terreno personal todo «ha sido mágico… Un miércoles no me llamó. No me mandó mensajito, y entonces el jueves me dice: ‘Ay mira, perdona, es que estoy en el hospital’. Ha estado a punto de morirse», desvelaba Ágatha. «A lo bestia. Eso ya me pareció tan romántico, ¿no?», confesaba. Evidentemente no hablaba de que su nueva ilusión «se muera, pero estar como en peligro de muerte todo, y decir ‘bueno, qué burrada, el planeta'», añadía, admitiendo que se sentía como en una película, al más puro estilo de Lo que el viento se llevó. «Yo creo que eso hace que todo se acelere mucho más«.

Tras contraer la Covid-19, Luis Gasset ya se encuentra totalmente recuperado: «Ahora está bien, mejorando», ha detallado. «Por culpa de la moto se cogió el coronavirus. Él cree que lo cogió en una moto eléctrica. Le fueron a buscar a su trabajo. Se puso el casco para buscar una moto. Utiliza las eléctricas que se alquilan, pero no la encontró y terminó en un taxi con el casco y todo», relataba.

Al sincerarse sobre su relación de pareja, el presentador le ha preguntado qué hace falta para que una persona le resulte atractiva. «No tengo ni idea. Creo que es una cosa mágica, que pasa y listo», admitía. En el futuro no sabe qué pasará ni a dónde se encaminará este nuevo romance. Con lo que ha vivido hasta ahora le basta: «Pase lo que pase ya ha sido genial».

«Durante el confinamiento tuve periodistas rondando, pero ya noté que me iban a pillar», ha revelado Ágatha sobre las primeras vez que los pillaron juntos. Al escuchar el testimonio de la empresaria, Pablo Motos comentaba, fascinado: «Estás dentro de una película de verdad». Ella respondía: «Pues sí». No cabe duda de que ha recuperado la ilusión al lado de este hombre de 52 años que trabaja como Director General de la casa de subastas de arte y joyas Ansorena. Gasset, viudo y con dos hijas, parece haber entrado en su vida por la puerta grande.

Hasta su hija Cósima Ramírez le ha dado el visto bueno a Luis: «Tiene buena pinta y está entusiasmada. Ya lo he conocido y es maravilloso, muy educado… Me sorprendió que haya conocido a alguien pero también ha sido algo divertido descubrir a mi madre desde otro ámbito. Antes ella se acostaba a las ocho noche y ahora se va de juerga», ha revelado a SEMANA.