Kiko Matamoros ha vuelto al hospital, donde será intervenido de nuevo. SEMANA te muestra todas las imágenes del momento previo a la operación, así como sus declaraciones cuando pasa por la etapa más delicada de su vida.


Kiko Matamoros está viviendo su peor pesadilla. Después de haberse ido de vacaciones para disfrutar del relax y la desconexión, el colaborador de ‘Sálvame’ confirmaba que tenía que volver a pasar por el quirófano este jueves. SEMANA te muestra en EXCLUSIVA todas las imágenes de su ingreso en el hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón en Madrid, hasta donde se ha dirigido con su pareja, Marta López.

A la entrada al hospital Kiko Matamoros se ha encontrado con la prensa, que no ha dudado en desearle lo mejor en esta nueva intervención: «Bueno, estoy esperanzado tal vez, animado poco», explicaba a Europa Pess antes de entrar en el hospital cuando está pasando por una de las etapas más delicadas de su vida.

A pesar de que no está muy animado, el colaborador espera recibir el alta hospitalaria este próximo viernes: «Bueno pues es una intervención técnicamente complicada, pero muy poco invasiva, entonces creo que mañana podré salir por la misma puerta», apuntaba. No ha dudado en confirmar que ha perdido mucho peso tras los achaques de salud: «Me he quedado en el chasis sí…», decía antes de agradecer el apoyo de los medios de comunicación.

Vuelve a tener que ingresar en el hospital

«Me vuelven a intervenir el jueves», anunciaba este pasado martes en ‘Sálvame’. «Es un tema en principio menor y el viernes estaré en la calle», ha señalado el colaborador, que ha llegado hace unos días de sus vacaciones en México con su novia, Marta López. «A partir de ahí espero que se acabe este calvario porque lo he pasado regular».

Ante esta nueva situación, que no esperaba, no se siente inquieto. «Preocupado no estoy porque estoy confiado en las manos de los médicos. Son cosas que pueden pasar perfectísimamente. El hígado lo tenía bastante tocado por el daño que se había producido en la vesícula», detallaba.

El motivo por el que tendrá que visitar de nuevo un centro hospitalario es que «parece que hay una fuga de bilis por algún lado y hay que instalar un catéter interno, aparte del que tengo, que es bastante desagradable de ver». En un tiempo le quitarán el externo, pero ese catéter interno deberá llevarlo durante «unos meses».

Con ganas de volver a la rutina

Kiko Matamoros es uno de los colaboradores más habituales en el plató de ‘Sálvame’, pero este problema de salud está haciendo que se retrase su vuelta al trabajo: «Tengo ganas de trabajar. Cuando lo he dejado por un tiempo luego lo he echado de menos. Soy honesto y sí, tengo ganas de sentirme profesionalmente activo. Tengo ganas de volver y ojalá pueda el viernes volver a estar en condiciones de ir a trabajar. Quiero sentirme bien, útil, y que puedo estar activo».