El pasado viernes, Luis Lorenzo recuperó la fama perdida con el paso de los años, aunque esta vez el motivo por el que su nombre estaba en boca de todos no era precisamente por cuestiones profesionales en su papel como actor, sino por haber sido acusado de haber participado supuestamente en el asesinato de la tía de su pareja, Arancha Palomino, con la presunta intención de hacerse con su fortuna. Ya habría iniciado el proceso antes de la muerte de la anciana conocida como Isabel, pues la pareja había logrado desvalijar en parte su cuenta corriente, llegando a hacerse con cerca de 30.000 euros, pero también modificando el testamento para hacer que sus propiedades en Asturias fuesen a parar a manos de su pareja. Sin embargo, él ha tratado de desmontar toda esta teoría mostrando un contrato que echaría por tierra la creencia de que atravesaría problemas económicos ante la falta de propuestas de trabajo y grandes papeles que de devolviesen el brillo perdido, así como el hecho comentado por las autoridades que subrayarían que Isabel se encontraba en deplorables circunstancias.

Luis Lorenzo
GTRES

En la tarde del viernes, Luis Lorenzo y Arancha Palomino fueron puestos en libertad con cargos tras haber pasado a disposición judicial. El actor se negó en rotundo a prestar declaración ante la jueza encargada del caso, mientras que su pareja sí que lo hizo para asegurar que es inocente del delito de asesinato por envenenamiento que pesa sobre ambos. Pero para demostrar su inocencia, tal y como ha publicado ‘ABC’, la pareja ya se ha puesto manos a la obra para confeccionar una coartada que eche al traste la idea de que la anciana se encontraba descuidada y abandonada, para así alejar sobre ellos la idea del crimen. Para ello, la pareja ha mostrado un contrato realizado a una empresa dedicada al cuidado de personas mayores fechado el 11 de mayo de 2021, un mes antes de la muerte de Doña Isabel, con el que tratan de dejar constancia de que no estaba descuidada y que la pareja velaba por su bienestar brindándole de todo lo que necesitase a su avanzada edad.

En este contrato que ha mostrado el diario ‘ABC’, se puede ver cómo la contratante pagaría 1.285,81 euros mensuales para que Doña Isabel estuviese atendida por un profesional. Un documento legal firmado por ella o por su sobrina, dado que ella tenía un poder notarial que le permitía hacer movimientos a su nombre, como así se realizó para sacarle grandes sumas de dinero en los últimos meses que llegó a cifrarse en 30.000 euros.

Luis-Lorenzo-asesinato
Foto: Gtres

Sin embargo, este contrato que demostraría que efectivamente estaba cuidada, no concuerda con otras informaciones que desvelarían su aparente forma de obrar con la anciana. Tal y como se ha denunciado ante la policía de Rivas Vaciamadrid, Isabel estuvo 9 horas abandonada en un restaurante de H2Ocio “aturdida y desorientada”, mientras que su familia estaba disfrutando de una divertida jornada en la Warner. En esta denuncia se recoge cómo supuestamente la sobrina habría abandonado a su tía voluntariamente para poder hacer sus planes, para después regresar a recogerla increpando e insultando a los trabajadores del restaurante que afearon su actitud.

Por el momento, habrá que esperar a las conclusiones de la justicia para determinar hasta qué punto tuvieron que ver en la muerte de Isabel. En un primer instante se creyó que se trataba de una muerte por cuestiones naturales, atendiendo a su edad y su historial clínico, pero después una autopsia reveló la presencia de dos metales pesados en grandes cantidades, que son la causa directa de su muerte por envenenamiento. Ahora se trata de averiguar el grado de implicación de la sobrina y su pareja, el actor Luis Lorenzo, que tratan desesperadamente demostrar su inocencia, aunque todos los indicios se lo están poniendo muy difícil.