La novia, que estaba radiante con un vestido fantasía firmado por Emilio Salinas, ha contraído matrimonio con el empresario Raúl García.


Por fin llegó el gran día para Cristina Rodríguez. Tras varias cancelaciones debido a la pandemia, la estilista que ha trabajado en distintos programas de televisión como ‘Cámbiame’ o ‘Mask Singer’, ha contraído matrimonio con el empresario Raúl García -director de la compañía Fiat en España-. Una boda de ensueño, la segunda para ella, que ha tenido lugar en la tierra de la novia. Los recién casados reunieron a sus familiares y amigos en una finca situada en Altea, Alicante, con unas preciosas vistas a las montañas y al Peñón de Calpe.

Instagram

Cristina Rodríguez estaba radiante con un vestido estilo fantasía firmado por Emilio Salinas. Un diseño con falda de tul, escote en uve y unas aplicaciones florales en la cintura. La novia lució un moño alto engalanado con una corona floral. Mientras que el novio optó por un elegante esmoquin negro. Entre los invitados, algunos rostros conocidos como el diseñador Juan Avellaneda. 

Instagram

La estilista irradió felicidad en todo momento. Gracias a las redes sociales hemos sido testigos de algunos instantes de este precioso ‘sí, quiero’. La novia llegó al banquete cuando sonaba una canción repleta de energía, ‘Vivo cantando’ de Salomé, y llena de emoción, no pudo reprimir las lágrimas.

Instagram

Por el momento no ha publicado ninguna imagen de este romántico enlace, sí lo hacía de su preboda. «Mi ciudad al fondo, mis amigos cerca, el amor por todas partes ❤️», afirmaba ilusionada en redes sociales. También eligió el color blanco, al igual que el novio, para una cálida noche de verano con el paisaje de Benidorm de fondo. La estilista llevó esta vez un vestido corto, cinturón dorado y mangas de tul.

Así habló a SEMANA de su boda

La pareja se ha casado tras muchas idas y venidas. Tras protagonizar un discreto romance, anunciaron su boda en junio de 2019, pero la pandemia truncó sus planes. Así nos lo contaba a la revista SEMANA: «Me iba a casar el 13 de junio, luego lo pasé al 18 de julio y ahora finalmente lo he trasladado al 17 de julio de 2021. Ya llevo tres cambios de fecha de boda. Mi novio me ha dicho que por favor le confirme el día, no se vaya a presentar en la fecha que no es». Bromeaba con que ya no sabía ni cuándo se casaba: «Y venga fecha tras fecha, e invitaciones de boda. No lo gestiono mal, me adapto».

En aquella entrevista también aseguró que primero optaron por aplazar un mes la boda: «Creíamos que íbamos a estar bien para esas fechas». Sin embargo, las cosas no mejoraron sustancialmente. «No se me pasó por la cabeza que llegado el momento siguiera la situación así de mala. Pero esto se fue poniendo chungo…. ¿Sabes qué pasa? Esto nos ha dado otra perspectiva de la vida. Nos ha dado la perspectiva de qué es realmente lo importante». Finalmente, el amor ha podido con todo y la pareja se ha dado el ‘sí, quiero’.

¡Enhorabuena!