El colaborador y el torero se han reencontrado en ‘Sálvame’. El gaditano le ha reprochado su actitud: «Después de las disculpas te vas a ir. Yo me voy a quedar con el paquetón».


Este jueves, Antonio David Flores y José Antonio Canales Rivera se han visto las caras en un esperadísmo reencuentro televisivo. En directo, y ante las cámaras de ‘Sálvame’, el colaborador y el torero han podido pronunciarse sobre el polémico gesto del malagueño al primo de Kiko Rivera. Días atrás, éste se ponía en contacto con la dirección del programa para ofrecer el jugoso testimonio de una joven que asegura haber tenido un breve ‘affaire’ con el sobrino del desaparecido Paquirri. Su jugada, interpretada por los colaboradores como una traición a su compañero, ha sido por fin puesta sobre el tapete.

En las últimas 48 horas, el ex de Rocío Carrasco ha defendido su inocencia y se ha justificado alegando que nunca quiso para ganar dinero a costa de la vida privada del torero. En las últimas 48 horas se ha mostrado firme ante sus propios actos. Sin embargo, cuando ya quedaban minutos para verse con su colega de Mediaset ha dado un giro radical a su argumento. Y se ha mostrado profundamente arrepentido. «Yo no debería de haber hecho esto, no debería haber pasado esta información al programa», reconocía.

Antonio David: «Se me ha ido de las manos»

«Es la primera vez que le doy información al programa de compañeros. Hay gente capaz de hacer esto y tirar para adelante y yo no sirvo para esto. No tenía que haber hecho ningún momento pasar información de esta chica. Aunque se hable de traición y aunque aquí se hayan traído informaciones de otro no me pega hacer este tipo de cosas. Me siento muy mal. He vivido lo que ha vivido Canales y me siento responsable de haber puesto en contacto a esta chica con el programa. Sé que la gente no se esperaba esto de mí y que he decepcionado a mucha gente. Me siento mal y decepcionado con mi actitud. Se me ha ido de las manos. Me ha podido más el trabajar, el dar la información que valorar que es un compañero».

Telecinco

Cuando por fin se ha sentado delante de Canales Rivera, Flores ha querido ser el primero en dar explicaciones: «Ayer yo dije que iba a pedirle disculpas a Canales mirándolo a los ojos. Así quería empezar. Él lo ha dicho aquí, que sabe cómo funciona ‘Sálvame’ y cómo es la maquinaria. He hecho lo que considero mi trabajo, que es traer un testimonio. Si no hubiese sido yo hubiese sido otro de mis compañeros. Es evidente que esta chica quería salir. Mi error es que yo no debería haberte hecho esto. He pasado por lo mismo que tú. Estuve casi 20 días. Trajeron chicas que decían que habían estado conmigo y lo padecí muchísimo», señalaba.

Canales Rivera, que lo escuchaba con atención, le ha preguntado: «¿No te paraste a pensar en las consecuencias habiéndolo sufrido?». El colaborador, cabizbajo, le respondía: «No sé cómo me he dejado arrastrar por el funcionamiento de este programa por la maquinaria. Ni siquiera tenía que haber hecho caso al testimonio de esta chica. No sé cómo salir de esto. Siento profundamente lo que ha pasado. Quiero pedirte perdón y perdón de corazón. Estás en tu derecho o no perdonarme. Ahora que te tengo delante te digo que lo siento muchísimo».

Canales Rivera: «Te abrí la puerta de la gente que quiero»

Sin perder la compostura, el torero revelaba que le había costado «gestionar todo esto». «Salí tan dolido, sufrí tanto durante cinco horas… Te prometo que en ningún momento imaginé que habías sido tú. No quería pensar que era alguno con los que me siento todos los días. Resulta que de todos con el que más converso y al que más consulto es a ti. Y hemos compartido cenas. Fuimos a cenar con mi familia. Te abrí la puerta de mi gente, de la gente que quiero». Antonio David insistía en su arrepentimiento: «Yo no soy así».

Telecinco

 

«Te considero muchas cosas, pero no te considero tonto. Eres un tío eficaz, que se preocupa. Yo te observo. Dentro de toda esas capacidades que tienes tan importantes,  cómo se te ocurre llevarme a la situación que todavía sigo metido en ella y que me pueda acarrear tantas cosas. ¡Es que no me lo merezco!», se quejaba el torero. «Hoy te veo la cara distinta. Ayer estabas desencajado, a la defensiva. Preocupado no, lo siguiente. Yo suelo empatizar y pienso que tienes familia. También has debido sufrir. Tú después de las disculpas te vas a ir. Yo me voy a quedar con el paquetón».

El torero: «Quiero pensar que el arrepentimiento es sincero»

Entonces, el malagueño renegaba del ‘modus operandi’ de algunos de sus compañeros. Una manera de trabajar que, según ha contado, ha llevado a cabo, pero no va con su manera de ser: «Al final yo he actuado como alguno de los compañero que trabajan con nosotros y no me identifico con ese comportamiento. Es verdad que ayer estuve a la defensiva… pero sin reparar en las consecuencias. Me acosté a las tres de la mañana. No paró el teléfono de sonar. Estuve hablando con muchísima gente. Y pensé: ¿Qué necesidad tengo yo de hacer esto?».

Canales Rivera
Telecinco

Carlota Corredera interrumpía por un momento el diálogo para recordar que Antonio David había ofrecido «dos argumentos diferentes», casi «enfrentados», en los últimos días. Y quiso saber qué le había hecho cambiar de postura: ¿En qué momento cambia tu discurso», le ha preguntado. «Yo salí ayer muy arrepentido. No sabía dónde meterme. Cuando vuelvo a ver el programa hay momentos donde no me reconozco. ¿Qué necesidad tengo yo de meterme en este ‘fregao’? Me sentí muy mal conmigo mismo. He antepuesto el trabajo a la relación con una persona que no se merece que le haya hecho esto».

Al escucharlo, el gaditano señalaba: «Me quedo un poco en blanco porque estaba recopilando y retrocediendo y entiendo que él desde ese día está igual. Viendo si merece o no la pena el daño. Al final lo que te queda es eso: lo bien que hace uno. Quiero pensar y quiero decir que el mal está hecho. Dentro del mal, quiero pensar que el arrepentimiento es sincero. De esto tenemos que aprender todo. Hay que priorizar con lo importante de la vida, no lo económico«.

Finalmente, Antonio David Flores concluía la conversación retirando sus disculpas: «Mira si me siento mal con lo que he hecho que no voy a volver a hacer esto nunca más con ningún compañero. Traeré información con gente de fuera, pero no voy a tocar a ningún compañero. He aprendido la lección. Me he equivocado».