Después de que Omar Montes acudiera a una fiesta ilegal con más de cien personas, Ana Rosa Quintana se muestra muy enfadada con su actitud


Este fin de semana, Omar Montes y otros famosos como Susana Molina se vieron envueltos en la polémica por acudir a una fiesta ilegal en Madrid donde superaban, de lejos, el máximo de personas que se pueden reunir en la Fase 2, que es en la que se encuentra en la Comunidad de Madrid. Si eran solo 15 personas las que podrían reunirse, esta fiesta contaba con muchas más personas. Por si fuera poco, además de superar las personas, tampoco guardaban la distancia de seguridad ni optaban por otras medidas de seguridad, como las mascarillas. Una fiesta que además compartieron a través de las redes sociales, lo que hizo que recibieran un sinfín de críticas. La última en mostrar su enfado por la actitud de los jóvenes ha sido Ana Rosa Quintana.

Ana Rosa Quintana ha demostrado su monumental cabreo en directo

Este mismo lunes, en ‘El programa de AR’ han hablado de esta polémica fiesta que tuvo lugar en la exclusiva urbanización de La Finca, situada en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón, y que no estaba permitida por el estado de alarma. Tras ver un vídeo sobre todo lo ocurrido, Ana Rosa Quintana ha reaccionado a esta fiesta ilegal, visiblemente muy enfadada: «Estos idiotas no saben que hay casi 45.000 muertos en nuestro país por el coronavirus. De verdad, a mí me alucina personas, supuetamente en el mundo», ha comenzado diciendo con un monumental cabreo.

Ana Rosa Quintana

Y ha añadido: «Que sean capaces de esto en pleno confinamiento. La verdad es que no doy crédito. Ya me dan igual que lo suban o que no lo suban pero estos señores de ahí se van a su casa, tienen sobrinitos, tienen abuelos, van al supermercado... Es que por favor», ha terminado diciendo Ana Rosa Quintana en su programa. La presentadora se ha mostrado muy molesta con esta actuación de Omar Montes, a quien siempre ha acogido con mucho cariño en su programa.

Susana Molina y Omar Montes han tenido que pedir perdón públicamente

Tal y como hemos dicho anteriormente, Omar Montes y Susana Molina, entre otros famosos, fueron uno de los asistentes de esta fiesta ilegal en La Finca, donde había más de cien personas a pesar de que el Gobierno solo permite reuniones de hasta un máximo de quince personas. Además, algunos de los asistentes compartieron diferentes vídeos e imágenes de la fiesta en la que demostraban que no estaban llevando a cabo ninguna de las normas de seguridad impuestas por el Gobierno. Esto les ha obligado tanto al cantante como a la concursante de ‘La isla de las tentaciones’ a dar un paso al frente y entonar el ‘mea culpa’.

«Lamento mucho la situación en la que me vi envuelto ayer y pido perdón a todas las personas que con razón, se hayan sentido ofendidas por mi comportamiento irresponsable. Estamos viviendo una situación muy difícil y reconozco que ayer no actúe de la forma adecuada y lo que hice, no es un buen ejemplo para toda la gente que me sigue y disfruta con mi música», escribía Omar Montes en una publicación en su cuenta de Instagram. Además, el artista insistía en que se desplazó hasta esta fiesta para «promocionar un tema» y jamás pensó que se iba a encontrar con esa situación.

La reprimenda que se ha llevado Susana Molina por sus seres allegados

Por su parte, Susana Molina también hacía lo propio y pedía perdón a través de sus redes: «Esto no es una justificación, sino un perdón. Grabé un videoclip y me invitaron a presentarlo. No éramos conscientes de lo que nos encontraríamos allí. Ha sido una irresponsabilidad por mi parte y necesito pediros perdón al igual que hice con mi familia y amigos porque así lo siento. Como todos vosotros he pasado tres meses en casa cumpliendo las normas y siento que con esto he defraudado a mucha gente«, explicaba a través de unos Stories. «Lo siento muchísimo. Estoy superarrepentida. Hay muchas cosas que me gustaría aclarar pero justificarme ahora no sirve para nada», añadía.

La joven ha reconicido que no iba a leer más mensajes porque sus más allegados ya le habían dado una gran reprimenda por lo que habían hecho: «Todo lo que me digáis vosotros ya me lo han dicho y de forma más dura. No pretendo ser un referente para nadie. Me equivoco muchísimo y esto ha sido una más, un error muy grande».