Se llama Aida Domènech Pascual aunque es mundialmente conocida como Dulceida. Nacida en Badalona hace hoy 30 años, la ‘influencer’ acumula casi tres millones de seguidores y ha levantado un imperio propio, convirtiendo el sobrenombre con el que se dio a conocer en sus canales y perfiles en redes sociales en una marca con identidad propia.

Dulceida celebra un día muy especial

Hace 10 años que la catalana arrancó su aventura en el universo 2.0 y desde entonces sus proyectos profesionales no han hecho más que crecer. Con una tienda online propia y un festival bautizado como ‘Dulceweekend’ que se celebra desde hace tres años, en los últimos meses el abanico de Dulceida se ha abierto todavía más, pasando a colaborar con firmas como Mac Cosmetics, con la que ha lanzado su primera barra de labios personalizada, o Primark, cadena con la que hoy pone a la venta una extensa colección de ropa y complementos ‘lowcost’ que ya ha revolucionado las redes antes de que nadie haya podido comprar ni una sola prenda.

Una de las más aclamadas

Íntima amiga de otros jóvenes ‘influencers’ como Laura Matamoros, Pelayo Díaz, Madame de Rosa, María Pombo o ‘Los Javis’, aunque su pasión inicial era el mundo de la interpretación, finalmente ha sido el de la moda en el que se ha hecho un nombre. Pero no solo en Internet es conocida la española. Las grandes firmas internacionales ya cuentan con ella como uno de los rostros imprescindibles en sus ‘front rows’ y se ha convertido en un rostro habitual de las grandes semanas de la moda de Milán y París.

Casada con Alba Paul y con una vida que transcurre a caballo entre su casa de Barcelona, su oficina de Madrid y los aviones que la llevan a cumplir con sus compromisos profesionales, Dulceida ha aprovechado también su exposición mediática para reivindicar importantes derechos como la igualdad.