El colaborador ha relatado cómo se produjo su comida familiar en casa de la periodista, en plena guerra mediática con sus hijas.


Hace apenas unos días, Kiko Hernández pedía disculpas a Terelu Campos en ‘Sálvame’ después de atacarla en reiteradas ocasiones en televisión. El colaborador de ‘Sálvame’ lleva semanas cargando duramente contra ella y contra su hermana, Carmen Borrego. También ha lanzado varias pullas a Alejandra Rubio. Y aunque su conflicto con la menor de las Campos ha llegado a su fin, sigue habiendo cuentas pendientes con Terelu. Unas cuentas a las que la matriarca del clan prefiere dejar de lado por el cariño que le tiene al madrileño. Prueba de ello es el reciente encuentro entre la periodista y quien fuera su empleado. Una cita que se produjo en son de paz y de la que Kiko ha ofrecido todos los detalles en su programa.

Según ha contado, María Teresa Campos lo invitó personalmente a comer a su casa a pesar de estar en plena guerra televisiva con sus hijas. El encuentro se produjo el pasado fin de semana en el domicilio que tiene la andaluza en Molino de la Hoz, a las afueras de Madrid. Fue una comida veraniega y de carácter familiar a la que Kiko Hernández asistió con sus dos hijas. También estuvo presente Belén Rodríguez, gran amiga de la que fuera reina de las mañanas.

«Yo con Teresa no parto peras»

«Ella está acompañada. Tuvimos conversaciones. Llegué a esa casa a las dos de la tarde y me fui a las siete de la tarde. Imagínate si estuvimos charlando«, ha relatado. También ha recordado que su relación con María Teresa es independiente del trato que tenga con Terelu, Para él, la veterana comunicadora está por encima de todo. «Yo no estaba bien contigo (Terelu). Más del perdón no puedo hacer nada más. Te quedas con el afecto que le tengo a tu madre… eso no lo dudes. Le tengo un afecto enorme a tu madre. Que quede claro que con Teresa yo no parto peras», confesaba.

Instagram

«Yo estoy muy centrado en mi familia y en mis horas con mis niñas y mi gente. Que yo me vaya un sábado con mis hijas con alguien… Tiene que ser alguien muy especial», insistía. Y explicaba por qué se animó a subir una foto de su encuentro en su perfil de Instagram: «Yo no me tengo que esconder y si voy a casa de María Teresa Campos lo publico y punto. Y una cosa clara: si no lo cuento en Instagram lo cuento en el programa porque yo cuento en el programa lo que hago el fin de semana. Y digo más: tanto Terelu como Carmen estaban invitadas por su madre… Esta mujer entiende perfectamente el show. Y yo no he matado a nadie. Ni a Terelu, ni a Carmen».

Siete horas en casa de María Teresa Campos

Aunque no ha desvelado qué conversaciones tuvo con María Teresa Campos, sí ha dejado caer que charlaron de manera amplia de todo… incluido el conflicto mediático con Terelu y con Carmen. «En siete horas no hablas solo de la hora de calor. Hubo una comida tan amplia… La merienda la llevé yo. Estaba buscando Miguelitos y no había una puñetera tienda que los vendiera. Al final tuve que comprar unos bombones», decía.

Telecinco

Antes de detallar cómo fue su comida con María Teresa, el colaborador ha querido aclarar que no tiene nada personal contra Terelu y su hija. «Fue un zasca profesional lo que le di a ella. A veces pierdo el Norte, la razón y soy un pedazo de bestia. Pero se ha acabado», decía. «Yo no pido perdón si no lo siento de verdad. No pido perdón sin sentirlo. No soy un arrastrado. He pedido perdón del corazón. ¿Que no lo aceptas? No pasa nada, yo te respetaré como tú me has respetado durante mucho tiempo, y ya está». Asimismo, manifestaba que sus reproches a Alejandra Rubio se ciñen a lo estrictamente profesional: «En el tema de tu hija… Si he dicho algo ha sido profesional, no personal, porque te lo prometí. He pedido protección con mis hijas, que son anónimas y menores de edad».

«María Teresa me dijo que pasó uno de los días más bonitos que ha tenido este verano»

Para Kiko Hernández está muy clara la diferencia entre el vínculo personal y el profesional. Esto le ha permitido gestionar bien las riñas más graves que ha tenido con algunos de sus colegas de Telecinco. «He estado cinco años sin hablarme con Kiko Matamoros, desde el 2003 hasta el 2007. Con Belén Esteban tuve la bronca más grande que he tenido en mi vida y lo hemos sabido solucionar. ¿Por qué con Carmen tiene que ser mentira? Con Lydia Lozano las he tenido muy grandes y ahora sabemos llevarnos como amigos en el plató», destacaba. «No me he metido con la profesionalidad de Terelu. Y es lo que Teresa me preguntaba ayer. Me dijo una cosa: que pasó uno de los días más bonitos que había pasado este verano».