La mujer de Kiko Rivera ha pasado días horribles por culpa de una gastroenteritis y poco a poco va retomando su rutina alimenticia. Irene Rosales ha empezado por prepararse un buen desayuno.


Irene Rosales lleva una semana complicada. La mujer de Kiko Rivera se ha visto obligada a quedarse en casa para recuperarse de una gastroenteritis que le ha hecho pasar unos días horribles. Junto a ella ha estado su hija mayor, Ana, que también está pasando unos días complicados. Hace unos días, precisamente, la que fuera colaboradora de ‘Viva la vida’ compartía su plan de lunes: «sofá-cama, cama-sofá».

Junto a esta confesión, Irene Rosales mostraba el plan que había decidido hacer con su hija. Era tal el mal cuerpo que tenían hace unos días que no dudaron en ver una película en el salón de casa para intentar sobrellevar el malestar. Pues bien, ahora, unos días después, Irene va recuperando su rutina. Han sido unos días duros, en los que la mujer de Kiko Rivera no ha podido comer nada.

Pues este jueves ha compartido el desayuno que se ha preparado. Nada como un café y una tostada con aceite de oliva para recuperar poco a poco los hábitos que tenía antes de coger la enfermedad. Tal y como ella misma ha declarado, llevaba cinco días sin comer, por lo que ha cogido el desayuno con muchas ganas.

«Desde el sábado sin comer. Este desayuno me va a saber a gloria #mierdadegastronteritis», escribía emocionada en un vídeo en el que muestra cómo se echa aceite en el pan tostado. Parece que ya está recuperada y va a ir metiendo alimentos que comía antes de contraer este virus que la ha debilitado mucho.

Irene Rosales enseña el desayuno que le va a saber a «gloria»

Irene Rosales desayuno
© Redes sociales.

Poco a poco retomará la rutina que lleva a cabo cada semana. De hecho, estamos acostumbrados a verla por las calles de Castilleja de la Cuesta, Sevilla, donde reside con su familia. Lleva a sus hijas al colegio, queda con su grupo de amigas, coge el coche para hacer algunos recados… pero esta semana no ha podido salir de casa por culpa del virus de gastroenteritis que ha cogido.

Su mal cuerpo ha coincidido con un delicado momento para su marido. Y es que el pasado fin de semana confesaba que le habían diagnosticado diabetes. Esto le obliga ahora a llevar una vida más saludable, así como someterse a controles para medir los niveles de azúcar en su sangre. A su lado está, como ha demostrado siempre, su mujer, que le ayudará para que lleve la enfermedad de la mejor manera.

Una enfermedad heredada de su madre y su tío

«Estamos acostumbrados a subir solo cosas bonitas. Pues bien, desde este jueves que estuve en el médico, me han diagnosticado diabetes. Herencia de mi madre y mi tío Bernardo», contaba hace unos días Kiko en sus redes sociales. El hijo de  Isabel Pantoja se encuentra todavía asimilándolo, aunque ha hecho hincapié en que tiene muchas fuerzas para librar esta batalla. «Estoy asimilándolo todavía y estos son los números en ayunas. Toca cuidarse chicos, toca tomarse la vida de otra manera. Toca echarle huevos y sobre todo, toca vivir», sentenciaba.

¿Cuándo se dieron el 'sí, quiero' Kiko Rivera e Irene Rosales?

Kiko Rivera e Irene Rosales se casaron el 7 de octubre de 2016 en la Hacienda Los Parrales, situada en Sanlúcar la Mayor, a unos 20 kilómetros de Sevilla.