Cósima Ramírez ha hablado sobre la muerte del perro que compartían sus padres, Pedro J. Ramírez y Ágatha Ruiz de la Prada, así como de su vida en Londres. Vea el vídeo


Para aquellos que disfrutan del amor y la compañía de una mascota, también entienden el dolor que se sufre cuando debemos despedirnos de ellos. La muerte de un perro puede equipararse a la de un familiar y es que con ellos compartimos tantos buenos momentos y recibimos tanto cariño que es imposible no romperse ante su ausencia. En ese duelo se encuentra ahora Cósima Ramírez, la hija de Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, tras la muerte de su perro, curiosamente llamado como su padre, Pedro J.

La joven ha recordado a su perro fallecido en conversación con los reporteros de ‘Europa Press’, destacando cómo había logrado convertirse en todo un icono en la redacción del periódico de su padre. Eso sí, Cósima Ramírez es sincera y no duda en poner sobre la mesa que su Pedro J. no ha sido un perro ejemplar y modélico, dado que tenía sus manías, problemas y especialidades, por las que no duda en calificarlo como “complicado”.

Además, Cósima Ramírez aprovecha la ocasión para explicar cómo es su nueva vida en Londres, qué hace para aprovechar allí el tiempo al máximo y por qué ha decidido hacer las maletas y huir a otra ciudad alejada del bullicio y la atención mediática que sus padres despiertan. Una entrevista en la que se habla de lo bueno y lo malo, lo mundano y lo divino. Vea el vídeo.